Síguenos

«Aurora, un asesino muy común»: Matar de aburrimiento

Críticas

«Aurora, un asesino muy común»: Matar de aburrimiento

La historia de un hombre al borde del abismo satura básicamente porque a lo largo de sus tres horas de duración no pasa prácticamente nada. Es la opción elegida por Puiu, no es incompetencia. Así que habrá espectadores que gocen de lo lindo.

Viorel (Cristi Puiu) es un tipo normal de Bucarest. Bueno, no. La verdad es que está un poco desequilibrado por su separación. “Aurora, un asesino muy común” es el segundo capítulo ─tras “La muerte del señor Lazarescu” (2005)─ de las “Seis películas sobre los suburbios de Bucarest”, homenaje de Cristi Puiu a los “Seis cuentos morales” de Eric Rohmer (1962-1972). Él dirige, firma y protagoniza. Y está muy bien que se ocupe de las partes técnicas más relevantes, porque probablemente sea él mismo quien más disfrute una de las películas más plomizas que quien esto firma ha tenido la oportunidad de ver últimamente. Y mira que la premisa a nivel cinematográfico es atractiva en sus lecturas psicológicas, económicas, industriales y socioculturales.

«¿Algún problema?». Seguir la vida cotidiana, tan insulsa de puro corriente como puede ser la de cualquier habitante de una ciudad de esta Europa decadente que vivimos, y ver cómo su armonía emocional se va degradando poco a poco hasta dejarse llevar definitivamente hacia el abismo. La idea está muy bien, aunque no sea el colmo de la originalidad. Pero Puiu decide atormentar al espectador con un ir y venir de la figura central a lo largo de ¡tres horas! sin que pase prácticamente nada sugestivo durante el recorrido de la historia. Eso es mucho pedir para la inmensa mayoría de los espectadores, máxime si la puesta en escena es de lo más desvaída ─no por incompetencia, sino voluntariamente desde la cruda fealdad de muchos de sus larguísimos planos, desde la sequedad de su edición, desde su ausencia de banda sonora─ y el protagonista no turba, no inquieta, no escama. Todo lo contrario: desespera.

Y es que Puiu ─de nuevo voluntariamente, es la opción elegida conscientemente─ pulula con hieratismo exasperante por calles, habitaciones y establecimientos, anticipando sus propias evidencias sin más acompañamiento que unas bolsas con las que carga de un lado para otro sin llamar la atención de nadie a ambos lados de la pantalla. No es un tipo angustioso, no parece que vaya caminando por el filo, sólo parece un hombre aburrido, hastiado de todo, atizado emocionalmente por el divorcio ─es totalmente comprensible que su mujer le abandonara, de puro peñazo que es─ y por la rutina de la vida en un marco urbano arrabalero y sin expectativas. Da igual lo que haga o lo que deje de hacer, porque no tiene atractivo ninguno, y a los pocos minutos ya sabemos a dónde va a parar su deambular físico y emocional. Qué tormento, qué sopor. Qué tío.

Calificación: 2/10

Imágenes de “Aurora, un asesino muy común”, película distribuida en España por Aquelarre Cine © 2010 Mandragora, Société Française de Production, Bord Cadre Films y Esssential Filmproduktion GmbH. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Subir