Síguenos

«Ayer no termina nunca»: Mal rollo

Críticas

«Ayer no termina nunca»: Mal rollo

En una España inmediata tan cafre como plausible, una pareja las pasa canutas recordando un pasado mejor. Un drama plomizo pero consciente de su carga artística y emocional, destinado a los completistas del trabajo de Isabel Coixet.

Un hombre (Javier Cámara) y una mujer (Candela Peña) se reencuentran tras años sin verse para solucionar un doloroso tema legal. El pasado, igualmente doloroso, resurge. A pesar de tener un título que encajaría perfectamente con una de las aventuras de James Bond, “Ayer no termina nunca” (ver tráiler) es el nuevo trabajo de Isabel Coixet, una de las realizadoras más personales ─con lo que ello implica: odios y amores a partes iguales─ de nuestra industria. Inspirada libremente en “Gif”, de Lot Vekemans, se trata de una película correcta, pero bastante plomiza en general. Una de esas propuestas que duran 108 minutos pero que podrían acortarse a una hora o extenderse durante una semana entera. Para completistas.

Candela Peña

«Me resulta raro que las cosas pasen cuando ya no las necesitas». Desde luego es valiente desde su misma estructura teatral ─dos actores, un escenario, ausencia casi total de banda sonora, emociones contenidas que se van desatando─ y desde su discurso directa, abierta y salvajemente malrrollista, con una historia ambientada en una España futurible tan cafre como plausible ─tercer rescate europeo rechazado, alusiones a los recortes sanitarios, expropiaciones de cementerios, construcciones de megacasinos…─ que enmarca dos formas distintas, ni mejores ni peores, de entender el sufrimiento. Polos opuestos que fueron polos idénticos a los que el desgarro ha separado, quién sabe si de manera definitiva.

Javier Cámara

Todo es arisco en “Ayer no termina nunca”, incluidos los escasos pasajes y momentos de mayor ternura. Y el montante se hace pesado, sí, en una carrera contra el tiempo que se densifica ya desde su mismo inicio y mantiene su espesor a lo largo de su recorrido. Pero eso no quita que Cámara y Peña defiendan muy bien sus papeles, equilibrados, maduros, bañados por un buen trabajo de fotografía de Jordi Azategui y una edición petulante que parece bailar entre Rosales, Bergman y Malick, entre la desazón y la poesía pura, entre el estatismo desnudo y la vibración más táctil y delicada, entre el bostezo y la genialidad. No es para todos, desde luego, y poco parece importarle al equipo. A nosotros tampoco nos ha importado demasiado.

Calificación: 5/10

Imágenes de “Ayer no termina nunca”, película distribuida en España por A Contracorriente Films © 2013 Miss Wasabi Films y A Contracorriente Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir