Síguenos

“Big eyes”: No me mires

Críticas

“Big eyes”: No me mires

Tim Burton recupera al creador que lleva dentro con una película que se salva de la quema de sus últimos trabajos. Una propuesta luminosa con un trasfondo oscuro y trágico, un cuento sobre la pérdida de la identidad y el menosprecio en función del género. Muy bien.

Margaret (Amy Adams) quiere dedicarse a la pintura. Tiene aptitudes para ello. Pero es una mujer, y son los años 50. Años 50, mujer… Mal panorama para ella. Y ahí aparece Walter (Christoph Waltz), un tipo encantador. Un excéntrico, romántico galán… un bribón. Tras darse de cabezazos contra sí mismo durante la última etapa de su carrera, por fin Tim Burton recupera la capacidad de crear detrás de una cámara con “Big eyes” (ver tráiler), la ocasión artística perfecta para reencontrarse consigo mismo y los espectadores que le habíamos dado no por perdido, claro, sino por despistado a gran escala.

"Big eyes"

«Es como el hula hop. No desaparece». De un modo rápido, ameno y colorido ─como en tantas recreaciones generales de los no-tan-ingenuos años 50─, el director presenta lo que parece la historia de un fraude sin igual. Efectivamente lo es, pero a medida que la fábula se desenreda y avanza se descubre como una terrible tragedia sobre la pérdida de la identidad, sobre la construcción de la realidad a base de mentiras hasta el punto de no poder distinguir; sobre almas diluidas, fantasmas y triunfadores fracasados. Un cuento estremecedor. La consideración, mamoneo y mercadeo del Arte también están presentes, faltaría más…

"Big eyes"

…pero todo sucumbe a la atrapante destrucción íntima, quieta, de una maravillosa Amy Adams cuya contención choca frontalmente con el pizpireto, locuaz ─siempre─, pérfido, incluso sociópata en última instancia Christoph Waltz. Siempre juntos pero nunca juntos, su cuento de princesas tristes sacará los colores a la deshumanización de la industria, a la desconsideración de la mujer por una cuestión de género, y nos demostrará lo fácil que es jugar con el espectador, con el lector, con el observador o el oyente. Y nos instruirá en los orígenes del merchandising, ese placentero mal moderno. La belleza está en el ojo del que mira.

Calificación: 8/10

Imágenes de “Big eyes” © 2014 Silverwood Films, Electric City Entertainment y Tim Burton Productions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Subir