Síguenos

«Blackthorn (Sin destino)»: Tiempos de leyenda

Críticas

«Blackthorn (Sin destino)»: Tiempos de leyenda

Ficha película Blackthorn (Sin destino)Sinopsis Blackthorn (Sin destino)Cartel Blackthorn (Sin destino)Imágenes Blackthorn (Sin destino)Tráiler Blackthorn (Sin destino)Escenas película Blackthorn (Sin destino)
Cómo se hizo Blackthorn (Sin destino)Noticias Blackthorn (Sin destino)Previa estreno Blackthorn (Sin destino)Críticas Blackthorn (Sin destino)Comentarios Blackthorn (Sin destino)

Mateo Gil presenta una película osada, un western europeo protagonizado por un icono americano irrenunciable. La jugada le sale bien, a pesar de no alcanzar mayores grandezas por su preocupación por no parecer una fotocopia.

Bolivia, 1927. Butch Cassidy (Sam Shepard) no murió tiroteado años atrás por el ejército junto a Sundance Kid. Vive retirado y oculto, dedicado a los caballos y tratando de reunir el dinero suficiente para volver a casa. Y de pronto, en su tranquilo camino, la inesperada aparición de Eduardo (Eduardo Noriega), un joven español que lo cambiará todo. Mateo Gil presenta “Blackthorn (Sin destino)” (ver tráiler y escenas), propuesta osada desde su género ─un western europeo rodado y ambientado en Sudamérica─, desde lo atípico de su planteamiento en nuestra industria y desde su misma figura central, icono americano absoluto universalizado por el cine especialmente a partir de “Dos hombres y un destino” (1969). Arriesgarse merece la pena.

«Conozco a las serpientes, no importa el agujero del que salgan». El guion, firmado por Miguel Barros, se suma a la osadía general proponiendo un drama abiertamente crepuscular, que habla de la vejez, del paso del tiempo y de la llegada de una nueva realidad en la que los forajidos de leyenda tienen cada vez menos cabida. Pausada en su narrativa, esculpida alrededor de la impenetrable, ruda y tranquila silueta de su protagonista absoluto, esta historia, que no renuncia a los contenidos sociales y críticos con la situación del pueblo, siempre desfavorecido, pierde un poco de empaque desde un planteamiento excesivamente modesto y que renuncia a grandezas mayores, demasiado preocupada por no asemejar una irrespetuosa fotocopia de los grandes clásicos del género entre los géneros.

Pero la honestidad y calidad general que exhala el conjunto es evidente, desarmante incluso desde la hipnótica y fantástica humanidad de un gran Sam Shepard que centra el absoluto de todas las miradas; esto beneficia a Eduardo Noriega, inexplicable top de la cinematografía patria que aquí no llama la atención en ningún momento ni en ningún sentido, difuminado ante semejante compañero de aventuras. Bien fotografiada y resuelta, con recursos y transiciones ciertamente notables ─la balada de Sam Hall de boca de Cassidy al paso por los cañones─, y envuelta en una banda sonora de Lucio Godoy que aporta un punto nostálgico, esta pequeña épica en el fondo no viene sino a recordar que nuestra forma de vida actual ─representada de modo evidente en el personaje de Eduardo─ resulta de la inversión moral de valores y tiempos pasados. Tiempos de leyenda.

Calificación: 7/10


Imágenes de “Blackthorn (Sin destino)”, película distribuida en España por Alta Classics © 2010 Ariane Mararía y Arcadia Motion Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Subir