Síguenos

«Bolt»: Un perrito muy simpático

Críticas

«Bolt»: Un perrito muy simpático

Hay nombres mágicos, nombres a cuyo conjuro toda expectativa se queda corta, convirtiéndonos en perros de Pavlov, embobados, a la espera de la penúltima (siempre, la penúltima) maravilla. John Lasseter es uno de esos nombres. Hablar del cine de animación de los últimos veinte años sin tener presente la figura de este hombre, que, a los mandos de la nave Pixar, ha hecho del cine de dibujitos un género más, tan importante (o no) como cualquier otro, es como hablar de fútbol y no mencionar a Brasil, o hablar de música olvidando a Mozart. Motivo más que suficiente para que el último estreno de la factoría Disney, con la producción ejecutiva de este prestidigitador, sea recibido con todos los buenos presagios del mundo. ¿Y el resultado? Uf, eso es más complicado de concretar.

ampliar foto

Bolt” no es una producción de Pixar. Y eso se nota, especialmente en el aspecto temático y de guión. Esta simpática historia del perrito que se cree un superhéroe —obviamente, sin serlo, aunque quizá termine siéndolo, quién sabe…— no es una película que pretenda contar con la complicidad o la implicación del público “acompañante” (o sea, el adulto); es un film, básicamente, para los más pequeños, a ellos va destinado y ellos son los que lo disfrutarán con su trama elemental, su desarrollo —de una linealidad, sencillez y previsibilidad de verdadero manual— y su happy end dentro de los más puros cánones disneyanos. Y esto no se trata de la constatación de ningún demérito, ni de una objeción a las bondades del producto, que las tiene, y muchas: se trata, simplemente, de concretar en qué territorios se mueve, y cuál es su planteamiento de público objetivo, un público al que le es ajeno cualquier guiño cinéfilo, o gag verbal que juegue con dobles sentidos, o pistas ocultas.

Ahora bien, la mano de Lasseter está ahí, y bien que se nota, especialmente en algunos aspectos formales —y no me refiero a la perfección y espectacularidad visuales, capítulo en el que todas las productoras implicadas en esta particular “liga de la animación”, en la cual la competencia no deja de endurecerse, dada la calidad de las propuestas, juegan durísimo, a golpe de gigas y más gigas…—. No es difícil descubrir la mano del equipo de su factoría en elementos como el dibujo de los personajes “malos”, que parecen sacados literalmente, y sin apenas retoques, de “Los Increíbles”; o el espectacular despliegue de paisajes que, en el periplo de vuelta a casa del protagonista, nos remiten a idénticas estampas ya aparecidas en “Cars”; o el endiablado, y maravilloso, ritmo al que se someten las “secuencias de acción”, magníficas lecciones de planificación y montaje para el no iniciado en las bondades de estos artistas del dibu.

ampliar foto

Si conjugamos las dos líneas apuntadas, la resultante es la de un producto desigual, en el que está mucho más conseguida la forma que el fondo, y que, aunque contentará a los espectadores que busquen un producto con el más genuino marchamo de Disney (adobado, además, con mejoras más que evidentes en su aspecto visual), es posible que decepcione a aquellos que, convocados por el señuelo del gran mago, vayan (o, a quién vamos a engañar, vayamos…) buscando algo más, algo que hiciera de este film una experiencia realmente “fambulosa”, y no sólo para los más pequeños. Otra vez será…

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «Bolt» – Copyright © 2008 Walt Disney Pictures. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir