Síguenos

«Bright star»: La poética distante

Críticas

«Bright star»: La poética distante

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClips
NoticiasCríticasComentarios

«Bright star” busca su propia poética desde un relato frío, distante y sin osadía estética, también sin pretenciosidad lírica. Embelesa por su contención dramática, porque llega a Keats de forma desapasionada, pero con franqueza emocional.

“Bright star”, el soneto que bautiza el biopic de John Keats que firma la directora neozelandesa Jane Campion, recoge el flirteo con la muerte y el amor romántico que recorrieron muchos de los versos del poeta. También su elección de descansar en el regazo de su amada, antes que alcanzar el carácter constante, incandescente de esa estrella a la que apela en sus palabras. El poema, regalado por Keats a su enamorada Fanny Brawne, es recitado por primera vez en un momento mínimo, precioso durante el que el poeta descansa apoyado en ella, en una escena que atesora toda la serenidad y discreta belleza íntima, cotidiana, de la cinta de Campion.

«Los poetas no tienen nada de poético», le confiesa Keats a Brawne cuando esta empieza a mostrar interés por que su vecino e interés amoroso le introduzca en la poesía. “Bright star” anda en permanente búsqueda de su propia poética desde un relato frío, distante y sin osadía estética, también sin la pretenciosidad lírica que sí moraba en “El piano” (1993), el título más celebrado de la realizadora. En su lugar, el verso busca la imagen desde pequeños brotes de belleza que niegan el férreo academicismo, que podrían pasar por pequeños atrevimientos: las mariposas en la habitación de Fanny Brawne, las mariposas muertas tras la correspondencia que porta el desconsuelo; los juegos en el jardín tras el primer beso, inocentes y pletóricos en un plano que respira los arreglos de Mark Bradshaw.

La película de Jane Campion sorprende (y embelesa) por su contención dramática, atrapa porque llega a Keats de forma desapasionada, pero con indudable franqueza emocional. Es mérito de Campion depositar la mirada en el personaje de Brawne, vecina y gran amor en la corta vida del poeta, mujer impetuosa que acompañó a Keats hasta que el fantasma de la tuberculosis le sobrevino a los 25 años. El episodio, omitido visualmente con la misma elegancia con la que se escribe el resto del filme, ofrece un incontestable argumento a favor de la elección en la dolorosa explosión de Abbie Cornish, sostenida en plano largo que la confirma dueña y alma del relato como Brawne lo fue de la inspiración de Keats. Ben Whishaw, destacado rostro de Bob Dylan en “I’m not there” (Todd Haynes, 2007), compone la réplica como el poeta romántico de eterna alegría romántica que oculta, en el fondo, un espíritu atribulado por la tragedia. El mismo que, en sus versos y desde su tormento, anhelaba el tacto de la muerte.

Calificación: 8/10

En las imágenes: Fotogramas de “Bright star” – Copyright © 2009 Pathé, BBC Films, New South Wales Film And Television Office, UKFC y Hopscotch International. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir