Síguenos

«Carlos»: Simpatía por el terrorista

Críticas

«Carlos»: Simpatía por el terrorista

Ficha película CarlosSinopsis CarlosCartel CarlosImágenes CarlosEscenas CarlosCríticas CarlosComentarios Carlos

«Carlos» explora los complejos tejidos del terrorismo internacional durante la Guerra Fría, al tiempo que explora la fascinante figura del terrorista y sus contradicciones, alejando el mito pero profundizando en el personaje.

En las consolidaciones de mitos y leyendas al otro lado de la ley, el cine ha sido cómplice de ficciones con más o menos complejos para ayudar a seguir distanciándose del siempre imposible objetivismo histórico. En el caso del terrorista venezolano Ilich Ramírez Sánchez, más conocido como Carlos ‘el Chacal’, ya encontró su correspondiente blockbuster de segunda en la amena «Caza al terrorista» (Christian Duguay, 1997), alimento para la inevitable fascinación por la figura y su épica sin moral, vía el thriller de acción ligero y sin ninguna intención de didactismo.

Lejos de aquellas deliciosas licencias de ficción, «Carlos» (ver escenas) vuelve a Ramírez por otros cauces y como punto de intersección entre dos coordenadas inevitables de su tiempo. De una parte, se erige como una anomalía de formato que podría ser la primera piedra hacia una normalización: la película de Olivier Assayas nace como mini-serie de tres episodios para Canal+, pero su raza de cine ha permitido que se estrene en varios países en sus dos versiones, la completa de más de cinco horas y media y la reducida a 165 minutos —a la que se refiere esta crítica—, sin que el éxito de la propuesta se viera resentido en ninguno de los dos casos —más allá de las lógicas diferencias de exhibición—. Quizá, consecuencia inevitable en un momento dorado de la ficción televisiva que propicia los trasvases al cine, y viceversa.

La otra realidad a tomar en consideración pertenece a una tendencia del género del biopic que se ejemplifica en las no muy lejanas «RAF: Facción del Ejército Rojo» (Uli Edel, 2008) y —más tangencialmente— en «Romanzo criminale» (Michele Placido, 2005): un cine que se construye con una cierta voluntad de enciclopedismo histórico, y que mientras en la cinta de Edel acusaba el pesado registro de los hechos decisivos, en la de Placido vivía más de la epopeya del grupo de amigos que devienen reyes de la mafia romana. «Carlos» se levanta a medio camino entre la narración que recapitula la vida y obra del terrorista —es decir, los acontecimientos que le confirieron la condición de estrella mediática del terror—, y la inmersión en la personalidad y contradicciones del personaje. Assayas se adhiere a los relatos originales volcándose en la meticulosa reconstrucción de escenarios y sucesos a partir de los testimonios y la documentación exhaustiva que hacen posible el proyecto. Y en medio de esa revisión magnética de un mundo de guerras subterráneas, confía el arrojo y carácter portentoso de Carlos a un comprometido Edgar Ramírez, decisivo en su interpretación para instaurar en el espectador antes la fascinación por lo inescrutable que la simpatía por el mal matizado.

En ese doble ejercicio, Assayas encuentra reconstrucciones valiosísimas que se rubrican con metraje documental —el episodio del ataque a la OPEP y el accidentado secuestro de varios de sus dirigentes— y que tejen una maraña de relaciones internacionales que, en última instancia, dibujan el paisaje político en la sombra de la Guerra Fría, desde la ayuda aportada desde la Stasi a la cooperación de varios regímenes con el grupo terrorista, de la causa palestina al apoyo soviético. El trasfondo, el panorama transnacional del terrorismo sin el que no se entiende el mapa de intereses actual, es capital en una obra en la que, sin embargo, la fuerza primera es el protagonista que la bautiza: un Carlos que en su discreta complejidad reivindica la acción al tiempo que demuestra preferencia por una vida burguesa —el nada secreto placer de fumar un puro de la reserva personal de Fidel Castro—, que devora con su carisma toda duda de liderazgo pero sucumbe a la vanidad estética de una liposucción, y que pasa de mito escalofriante en París a apátrida patético en Sudán.

Calificación: 7/10

Imágenes de “Carlos”, película Distribuida en España por Alta Classics © 2011 Film En Stock. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir