Síguenos

«Como perros y gatos: La revancha de Kitty Galore». Mascotas de Negro

Críticas

«Como perros y gatos: La revancha de Kitty Galore». Mascotas de Negro

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClipsEntrevistasNoticias
PreviaCríticasComentarios

Propuesta totalmente infantil que servirá como refresco veraniego para padres necesitados de horas de ocio para sus hiperactivos retoños. Una secuela tardía que ofrece más bien poco, en lo artístico y en lo técnico.

Una terrible amenaza se cierne sobre nuestro mundo. Kitty Galore (voz de Bette Midler en la versión original) planea acabar con el ser humano enloqueciendo a sus mejores amigos; afortunadamente, una fuerza especial combinada comandada por Diggs (James Marsden), Butch (Nick Nolte) y Catherine (Christina Applegate), hará frente a la malvada minina. Nueve años después de la primera entrega, “Como perros y gatos: La revancha de Kitty Galore” retoma los personajes creados por John Requa y Glenn Ficarra ─directores de la inmediata “Phillip Morris, ¡te quiero!”─ en una secuela tardía absolutamente superflua y exigua en términos artísticos. Pero la fórmula 3D + verano, ya se sabe…

Aún con todo, sería absurdo negar que la propuesta, poco más que un refresco estival dispensado para padres necesitados de momentos de ocio que compartir con sus retoños, debería haber dado un poco más de sí. El recurso de los animales parlantes, todo un clásico del cine infantil de ayer, hoy y siempre, se aplica con instintiva frialdad desde el guión de Ron J. Friedman y Steve Bencich, un libreto repleto de párvulos chascarrillos obligado a subrayar, enfatizar, exaltar y pulverizar la ancestral batalla que nuestras amadas mascotas libran desde tiempos ancestrales a ritmo de ladridos y maullidos. El objetivo básico, plasmado en el forzoso mensaje moral de la propuesta: acepta al otro, acéptate a ti mismo, pásalo bien; el solapadísimo ─¿involuntario?─ subtexto que advierte al homínido de los peligros de su antropocentrismo ignorante pudiera, quizá, satisfacer al adulto no embriagado por la jovial algarabía que acompaña la proyección.

Más allá de la pobreza del efecto tridimensional que ofrece “Como perros…”, el despliegue visual que acompaña la aventura se antoja bastante limitado, tanto en el plano meramente digital como en el más mecánico y artesano, centrado, por un lado, en elaborar un esperable aluvión de gadgets y cachivaches que ayuden a cánidos y felinos a cumplir sus objetivos y, por otro, a deleitar al respetable con un puñado de animatronics tan entrañables como evidentes. Referencias abundantes, en lo musical y lo cinematográfico, adornan una trama rápida y ligera, como no podía ser de otro modo, de final abierto e insinuaciones continuistas. Si la familia lo pasa bien, estupendo; pero pueden tomarse otra década para la tercera entrega. Con total tranquilidad.

Calificación: 3/10

En las imágenes: Fotogramas de “Como perros y gatos: La revancha de Kitty Galore” © 2010 Village Roadshow Pictures. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir