Síguenos

«Conocerás al hombre de tus sueños»: Ensayo sobre la inmadurez

Críticas

«Conocerás al hombre de tus sueños»: Ensayo sobre la inmadurez

FichaSinopsisCartelFotosTráilerPreviaCríticasComentarios

«Conocerás al hombre de tus sueños» oculta, tras fachada de comedia ligera, un amargo ensayo sobre la inmadurez emocional. Allen se muestra impecable en sus artes de narrador, pero parece renunciar a alcanzar el cine mayor del que es capaz.

Woody Allen parece haber extendido, con sus últimas películas, la creencia entre el público de ser un cineasta mayor que aborda una etapa forjada a base de obras menores. Sería tan fácil resguardarse en ese veredicto rápido como difícil detenerse y comprobar las desconcertantes variaciones en todos y cada uno de esos títulos dispuestos en torno a parámetros no muy alejados. En este sentido, «Conocerás al hombre de tus sueños» se revela aun más desafiante que sus predecesoras, presentada bajo la misma apariencia de comedia ligera londinense de «Scoop» (2006), pero afín a los dilemas dostoievskianos de «Match point» (2005) y «Cassandra’s Dream» (2007), al tiempo que reniega de la mala leche y final felicidad capriana de la minusvalorada «Si la cosa funciona» (2009).

«Conocerás al hombre de tus sueños» tiene en común con todas esas películas su participación en el dibujo del mapa humano que el cineasta traza desde el abandono y la ilusión como refugio de la devastada realidad sentimental (la credulidad de Helena, espléndida Gemma Jones, respecto a la charlatanería de una vidente farsante) al estudio de la culpa, crimen y castigo, que propone desde varios frentes: la apropiación de la obra de un amigo por un escritor frustrado y en franca crisis matrimonial (Josh Brolin), el flirteo de su agotada mujer (Naomi Watts) con el jefe de la galería de arte para la que trabaja (Antonio Banderas), y el divorcio que el padre de esta (Anthony Hopkins) precipita para dejar a su mujer (Helena) y acabar casándose con una joven, ridícula prostituta (Lucy Punch). Lo llamativo y hasta desasosegante de este esquema de relaciones, apenas variante de otros recurridos por Allen en su filmografía, es la forma en que se resuelve: a diferencia de la trilogía londinense, hay crimen pero no castigo y/o absolución, sino que estos se sustituyen por unos turbadores puntos suspensivos; y a diferencia de un Allen anterior, el descreimiento del autor para con la condición humana es más que nunca patente, categórico su pesimismo desde el mismo momento en que sólo hay salvación para los ilusos y refugiados en la astrología.

La valiosa contraposición del golpe, duro y bajo, a la apariencia de comedia fácil es, pues, el argumento más contundente de un autor que aquí se muestra impecable en sus artes de narrador, pero que parece haber renunciado a alcanzar el cine mayor del que siempre fue capaz. La excepción está en un contraplano en el que Brolin observa a Watts desnudándose en la ventana de la que antes fue su casa, síntesis perfecta de lo expuesto en este pequeño, amargo ensayo sobre la inmadurez emocional.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Conocerás al hombre de tus sueños” – Copyright © 2010 Mediapro, Versatil Cinema, Gravier Productions, Antena 3 Films y Dippermouth. Fotos por Keith Hamshere. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir