Síguenos

«Conocerás al hombre de tus sueños»: Evasión o derrota

Críticas

«Conocerás al hombre de tus sueños»: Evasión o derrota

FichaSinopsisCartelFotosTráilerPreviaCríticasComentarios

«Conocerás al hombre de tus sueños» no sorprende ni aporta nada nuevo al cine de Woody Allen, pero es justo reconocer la maestría del director para contar una historia por año y extraer frescura y desenfado de los actores a los que dirige.

El mundo de Woody Allen sigue desmoronándose como ya sucedía en «Si la cosa funciona» (2009), y sus pobladores tienen que evadirse al de los sueños para encontrar algo de felicidad, o esperar una segunda reencarnación en la que su vida afectiva discurra por derroteros más saludables. En “Conocerás al hombre de tus sueños” encontramos más de lo mismo, algo que puede suponer una alegría para sus incondicionales pero que también es prueba inequívoca de que su universo temático y visual está agotado. El mismo cinismo y pesimismo existencial, la misma obsesión por el futuro y la muerte, los psiquiatras y el azar condicionando la felicidad, el sexo y las relaciones de pareja… y la misma agilidad narrativa y chispa cómica de siempre. Eso sí, aquí no hay referencias a los judíos, a los que por esta vez deja en paz.

Para los personajes del director neoyorquino, todo es válido si reportan un poco de estabilidad emocional y placer. No importa que la adivina sea una farsante que saca los cuartos a la neurótica Helena, ni que el septuagenario Alfie se consuele con la prostituta y extravagante Charmaine… si el engaño les trae alguna satisfacción. Tampoco importa si Roy le roba el borrador de la novela a su amigo o el corazón a su vecina Dia, ya comprometida. Todos tratan de sobrevivir en un mundo a la deriva en el que los afectos van y vienen, donde se compran y venden como una obra de arte o unos pendientes, donde la soledad empuja a buscar compañía entre los vivos o entre los muertos. Cada cual intenta realizar su sueño vital y montar una galería de arte, escribir la novela de éxito, tener un hijo varón que sustituya al fallecido o encontrar a alguien que le diga lo que quiere oír. Sueños de ficción para una dura realidad, tratada por Woody Allen con la aparente ligereza y punzante ironía acostumbradas.

No sorprende, pero es justo reconocer la maestría para contar historias de este director de película por año, lo mismo que su oficio para rodar y dirigir a los actores… de los que extrae frescura y desenfado. Los personajes están bien construidos sobre el patrón del estereotipo que les caracteriza —entre lo patético y lo conmovedor—, la figura del narrador que les pone en escena y presenta al espectador está tan lograda como en ocasiones anteriores, y su facilidad para ir de una subtrama a otra sin brusquedad ni confusión salta a la vista. También dejan buen sabor de boca las interpretaciones, todas con un nivel medio-alto y con unas destacadas Gemma Jones y Naomi Watts, como madre e hija atrapadas en un laberinto emocional. También la de un Josh Brolin haciendo las veces de fracasado escritor y marido.

Ingeniosos diálogos y buen ritmo narrativo para «una ilusión que funciona mejor que la medicación», leitmotiv de la película que repiten sus personajes… y también de Woody Allen, que se conforma con una ficción entretenida y evasiva en lugar de aplicar remedio a tan lastimosa situación existencial, una en la que —según sus declaraciones— parece no encontrar motivos para gozar. Pero ya sabemos que su comedia tiene de superficial sólo la apariencia, que el drama que retrata es tan duro como real… y que las situaciones de las que se ríe no están en el mundo de los sueños, sino en las calles de Nueva York o de cualquier otra ciudad. Quizá por eso, su cine resulte tan cercano y provechoso… aunque no pasaría nada por mirar la otra cara de la luna, para no morir de fracaso y tristeza, para disfrutar del ingenio de su comedia.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Conocerás al hombre de tus sueños” – Copyright © 2010 Mediapro, Versatil Cinema, Gravier Productions, Antena 3 Films y Dippermouth. Fotos por Keith Hamshere. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Lo más leído

Subir