Síguenos

Críticas

«Contrarreloj»: Las prisas no son buenas

Nicolas Cage dispone de hora y media para salvar a su hija y entretener al personal. Lo segundo lo consigue a pesar de que el tono de la película no se decida a resultar tan loco y festivo como el marco de la acción y algunos de sus secundarios.

En 2008, una coproducción europea con el inestable sello de Luc Besson, una campaña publicitaria de toque macarra y una premisa desangelada terminó convirtiéndose en fenómeno de un thriller de acción intrépido, descarado, posible. Fue «Venganza» (Pierre Morel, 2008), en la que Liam Neeson jugaba la baza de su inexpresividad en una somanta cronometrada contra aquéllos que habían secuestrado a su hija. Otra niña raptada y otro padre encasillado y pasto de lo mejor y lo peor, Nicolas Cage, hicieron que el proyecto de «Contrarreloj» (ver tráiler) oliese a chamusquina para más de uno. La cosa es similar, pero de un modo tan provisional como aquellas inútiles primeras impresiones acerca de Bryan Mills.

Si «Venganza» se iba levantando poco a poco como una construcción de cimientos lúdicos, a pesar del ceño grave que parecía acompañarla, en «Contrarreloj» la desesperación de Will Montgomery (Cage) viaja al revés: su sintomática tendencia al bien y la negación continua del crimen, el mamporro gratuito y el pasado de tipo inmoral sugieren una película seria que patina hacia la cuneta de lo festivo. De ahí que esos créditos iniciales con vocación bondiana parezcan la broma anticipada de un heist film que acontece en medio del locurón del Mardi Gras de Nueva Orleans y que posee notas de color, como un irritante detective que copia el estilismo de Gene Hackman en «Contra el imperio de la droga» (William Friedkin, 1971) y el villano cojo (Josh Lucas) más indestructible de las últimas temporadas.

De su boca se escapan declaraciones políticamente incorrectas como esa definición del huracán Katrina como el único milagro que ha rozado la ciudad. Sin embargo, la destrucción en secuencias in crescendo no se convierte en motivo de festejo y libertad creativa para el director Simon West, aunque el pulso de «Con Air (Convictos del aire)»  (1997) halla réplica en esta hora y media en la que, al final, lo que menos importa es la niña secuestrada y las buenas intenciones de papá Cage. Con todos los cimientos para un suspense potable, West ofrece eso, pero no más, olvidando que su actor principal podía protagonizar un «Los mercenarios» (Sylvester Stallone, 2010) solitario y particular, y que, en beneficio de Bryan Mills, su película corre a contrarreloj en la memoria cinéfila.

Calificación: 5/10


Imágenes de “Contrarreloj”, película distribuida en España por Aurum © 2012 Millennium Films, Nu Image Films y Saturn Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir