Síguenos

«Corazón de tinta»: El poder de la palabra… y de la imaginación

Críticas

«Corazón de tinta»: El poder de la palabra… y de la imaginación

Un producto de entretenimiento familiar, de evasión fantástica y aventura épica. Las interpretaciones se mantienen en la línea amable y placentera de una historia infantil, y los efectos especiales están conseguidos.

Cuando se dispone del don de la palabra y de la vistosidad de los efectos especiales, todo es posible en una historia que se crea y se transforma, y que también se destruye. Si no, que se lo pregunten a Cornelia Funke y a Iain Softley, escritora de la novela y director de la película «Corazón de tinta». Eso sí, necesitan del poder de la imaginación del espectador, que debe poner su granito de arena para viajar por un mundo de fantasía de la mano de un cuentacuentos «pico de oro». Mortimer dejó de leerlos en voz alta cuando se dio cuenta de que podía hacer que sus personajes cobraran vida en la realidad, mientras personas de carne y hueso ocupaban su lugar en la historia de ficción. El problema es que quien desapareció hace años fue su mujer Resa, y ahora trata de arreglar el estropicio entre el desconcierto de su hija Meggie y las malas intenciones de Capricornio.

Ampliar imagen

Todo un filón de fantasía para una mente creativa que puede traer y llevar a los protagonistas de «Las mil y una noches» o de «El mago de Oz», a bandidos y juglares del Medioevo, a unicornios y otros curiosos especimenes de leyenda. Eso sí, todos conviviendo en lugares y épocas distintas a las suyas, con lo que el arte de la adaptación al terreno es todo un reto para estos extraterrestres de la literatura. El caso es que nadie parece estar a gusto en su mundo, y hay quien quiere volver con los suyos y quien prefiere el confort del castillo real. En esta curiosa lucha de supervivencia en que cada persona o personaje busca refugio en un libro, hay también quien exige no conocer su futuro escrito, para poder escribir su propio destino o buscar el modo de modificarlo. Mientras, el creador literario se eleva en su vanidad hasta identificarse con sus hijos novelescos, y algunos se rebelan por haberles hecho feos, torpes o egoístas.

Ampliar imagen

Según se ve, lo bueno de tener el don de la palabra para escribir o leer es que el agraciado puede disponer de los personajes a su medida y dar a la historia un final adecuado al planteamiento del libro/película. Aquí estamos ante un producto de entretenimiento familiar, de evasión fantástica y aventura épica con nuevos héroes reclamando la media naranja perdida en el camino, o que aún no han encontrado… un poco de romanticismo, que siempre viene bien. Todo llega si se tiene paciencia y uno se deja llevar por un guión correcto y convencional, sin sorpresas pero que avanza a buen ritmo, dejando la espectacularidad visual a unos decorados de cartón-piedra —normal, tratándose de construcciones de la imaginación— y unos entornos tan paradisíacos como propios de estampas pintorescas. Los efectos especiales, que principalmente hacen su aparición en el desenlace, están conseguidos, y no sólo en los que a la temida Sombra se refiere, sino también a esa desintegración de cuerpos en ceniza.

Ampliar imagen

Las interpretaciones se mantienen en la línea amable y placentera de una historia infantil, con personajes sin doblez ni engaño —y sin tensión ni profundidad— para unos retratos de buen corazón o carácter siniestro: Brendan Fraser, Helen Mirren, Andy Serkis o Paul Bettany cumplen con unos trabajos al servicio de una historia donde el bien debe triunfar… porque los cuentos exigen un final feliz y una lección moral, mientras que una marta o un perrito juegan también su gracioso o determinante papel. Familiar y entretenida pero no apropiada para niños pequeños, que pueden asustarse un poco con tanta ausencia materna y muerte, con tanta maldad y monstruo suelto producido por la imaginación o la sinrazón. Eso sí, a uno le entran ganas de aprender a leer como lo hacen el bueno de Mo o su preciosa hija Meggie, porque con ellos el mundo sería un poco menos malo y cierta cultura se abriría paso entre los egoístas —interesante apunte el de la vieja solitaria Elinor o el del mismo ‘Dedo Polvoriento’— y los ambiciosos sin escrúpulos.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «Corazón de tinta» – Copyright © 2008 New Line Cinema. Fotos por Murray Close. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir