Síguenos

«Corazón de tinta»: Fantasía carente de encanto

Críticas

«Corazón de tinta»: Fantasía carente de encanto

Discreta en su realización y con un guión que desaprovecha un interesante argumento, la película tampoco consigue desprender la magia que requiere una propuesta de semejantes características.

Tras el éxito de «Harry Potter y la piedra filosofal» y «El Señor de los Anillos», distintos estudios y compañías de Hollywood se dedicaron a adquirir los derechos cinematográficos de múltiples novelas de carácter fantástico. Como soy un entusiasta del género, al principio recibí la noticia con cierto entusiasmo, si bien éste se fue diluyendo según iban llegando a la cartelera las distintas propuestas que pretendían aprovecharse de semejante filón. Además, salvo «Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario» y «Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian», el resto de películas de este tipo o bien han obtenido unos discretos resultados en la taquilla o bien han fracasado de forma estrepitosa. Quizás «La brújula dorada» y «Eragon» se hayan salvado gracias al mercado internacional, pero lo cierto es que las cifras alcanzadas por títulos como «Los seis signos de la luz» o «City of Ember: En busca de la luz» fueron verdaderamente deprimentes.

corazon-de-tinta-joaquin-1.jpg

Lo peor de todo es que, en la mayoría de los casos, nos encontrábamos ante largometrajes que desaprovechaban la fuente literaria en la que se basaban, algo que me temo también es lo que ha sucedido con «Corazón de tinta». Era obvio que la adaptación de esta novela de Cornelia Funke presentaba algún tipo de problema, puesto que su estreno se retrasó en varias ocasiones (inicialmente iba a llegar a la cartelera en las Navidades de 2007). Ahora bien, buena parte de la culpa de ello cabe achacársela a la propia autora del libro, quien ejerce de productora y que incluso se mudó a Los Ángeles para preparar el filme. Poco se puede desvelar de su argumento, puesto que algunos aspectos de la trama no se conocen hasta que ésta ya se encuentra en un estado bastante avanzado. Tan sólo señalar que su protagonista es Mortimer Folchart, un experto en restaurar textos que, junto a su hija Meggie, busca uno que resulta muy especial para él.

corazon-de-tinta-joaquin-2.jpg

Si hay algo que sobre todo se le puede achacar a esta película es que, a pesar de tratarse de una cinta de contenido fantástico, carece de esa excitante chispa de magia que uno espera encontrarse en una propuesta de estas características. Desprende un agradable apego hacia el universo literario e introduce ideas de indudable interés, pero da la impresión de que David Lindsay-Abaire no ha sabido plasmar estas últimas en su libreto, desaprovechando la presencia de personajes que podrían haber dado bastante más de sí. Por otro lado, se echa en falta una mayor ambición en el filme, topándonos con una sosa y rutinaria realización de Iain Softley que impide que el espectador se sumerja en la aventura. Al menos el reparto es magnífico, destacando un certero Paul Bettany y una Helen Mirren que incluso da la impresión de que se lo está pasando mejor que en «La búsqueda: El diario secreto». Cabe alabar también la corrección de Brendan Fraser y de Jim Broadbent, si bien Andy Serkis no me convenció demasiado en el papel de Capricornio (por cierto, Jennifer Connelly aparece en muy pocas escenas y, de hecho, su participación se limita a la de un mero cameo). En definitiva, «Corazón de tinta» es una película a la que se le podía haber sacado un mayor partido y que a pesar de que se deja ver, en ningún momento logra cautivarnos.

Calificación: 5/10

  • Más información sobre “Corazón de tinta”
  • Cartel y tráiler en español de «Corazón de tinta»
  • Fotos de “Corazón de tinta” (50)
  • Reportaje: Otro universo de papel, por A. Pérez
  • Noticias relacionadas con la película y su equipo
  • En las imágenes: Fotogramas de «Corazón de Tinta» – Copyright © 2008 New Line Cinema. Fotos por Murray Close. Distribuida en España por TriPictures. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Publicidad

    Subir