Síguenos

«Cosmopolis»: Apocalipsis ahora

Críticas

«Cosmopolis»: Apocalipsis ahora

David Cronenberg continúa sin ceder un ápice en la configuración de su filmografía. Excelencia técnica, contenidos tan espesos como fascinantes y un ataque directo a los cimientos del capitalismo. Obligada y aterradora.

Eric Packer (Robert Pattinson), 28 años, insultantemente rico. Hoy ha decidido que necesita un corte de pelo, pero cruzar Manhattan en limusina no va a ser fácil. Tras los coqueteos comerciales de “Una historia de violencia” (2005) y “Promesas del Este”  (2007), David Cronenberg confirma su regreso a los parámetros más poliédricos de su trabajo y redunda en la quietud formal anticipada por “Un método peligroso” (2011) con “Cosmopolis” (ver tráiler). Limpiando en parte las farragosidades de la novela homónima de Don DeLillo ─aportando también algún cambio argumental de relevancia variable─, cuenta algo muy sencillo ─el fin anticipado pero improbable de la sociedad que nos han impuesto en este momento histórico; del capitalismo, vaya─ de un modo tan arriesgado y anticomercial como corresponde al genio canadiense.

«La rata deviene moneda de curso legal». Cínica, desesperanzada, espeluznante por lo reconocible del paranoico desnorte humano de la figura central, la oscura historia de quien busca el equilibrio compulsivamente sin darse cuenta de que la asimetría esconde la auténtica belleza en su irregularidad se debate entre la excelencia técnica ─destacar las fabulosas fotografía y edición de sonido─ y el voluntariamente pedante laberinto textual del libreto, también firmado por el director. En la capital del mundo ─Nueva York─, sede del Olimpo moderno ─Wall Street─, desde una distancia insalvable Packer toca y se deja tocar, palpa y se deja palpar, busca respuestas en su microuniverso rodante mientras en el exterior todo se desmorona… tal vez para renacer de nuevo.

Robert Pattinson tiene aquí el mejor papel de su carrera, reflejando a la perfección la mirada desidiosa, soberbia, prepotente y al tiempo neutramente acongojada de quien sólo anhela un reducto absoluto en el que atormentar su hastío; por lo demás, Cronenberg vuelve a componer un fugaz y compartimentado reparto coral que combina la genialidad de Samantha Morton, Mathieu Amalric, Paul Giamatti y Juliette Binoche con la sorprendente viabilidad tormentosa de Jay Baruchel, la estancada cercanía machaca de Kevin Durand, la mortecina vitalidad de Sarah Gadon ─zombificada poetisa del milenio─ y la sorpresa de una fantástica y sexualmente milimétrica Emily Hampshire. La Nueva Carne suda, muta, supura y sangra. Pero se vuelve aséptica, técnica, quizá definitivamente verbal. Larga vida.

Calificación: 8/10


Imágenes de “Cosmopolis”, película distribuida en España por Vértigo Films © 2012 Alfama Films y Prospero Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir