Síguenos

«De dioses y hombres»: El poder de la convicción

Críticas

«De dioses y hombres»: El poder de la convicción

FichaSinopsisCartelFotosTráiler
NoticiasPreviaCríticasComentarios

Un relato estremecedor que se basa en un hecho real para mostrar el poder de la convicción sobre la sinrazón. Correcta en sus aspectos técnicos, bien interpretada, pero excesivamente templada en su desarrollo.

Principios de la década de los 90. Ocho monjes cistercienses residen en el Monasterio del Atlas, en Argelia. Cuando un grupo extremista amenaza a los religiosos, éstos tendrán que decidir qué actitud tomar: regresar a Francia, su país de origen, o permanecer en el que consideran su hogar. El actor y director Xavier Beauvois presenta un relato estremecedor en “De dioses y hombres”, película basada en la tragedia real de los hermanos del Tibhirine y que llega a nuestro país adornada por el Gran Premio del Jurado obtenido en el último Festival de Cannes.  Una ─otra─ historia que nos recuerda lo mal que avanza nuestro planeta cuando la sinrazón impera sobre la lógica. Que es casi siempre, más o menos.

Apuntalada con triste firmeza a partir del asedio físico y moral de los protagonistas, acosados por los terroristas, incapaces de confiar en un gobierno corrupto ─al que no pocos achacan lo que allí sucedió─, y humanamente forzados a ayudar a su prójimo, un amable pueblo islámico ajeno a disputas mayores, la película aboga por situar su insostenible tensión fuera de la violencia imperante, centrando su mirada en cada participante de la tragedia; situando su enfoque allí donde más duele, las dudas acerca de la fe, Beauvois templa su narración para equilibrar las decisiones, motivaciones e impulsos de cada monje, que cobra vida propia desde un reparto sobrio y contenido presidido por los siempre estupendos Lambert Wilson ─en serena pugna constante con sus circunstancias─ y Michael Lonsdale ─el más poderoso y liberado de todos los personajes─.

Con todo, más allá del acierto de su elenco y de los fastos que regala una fotografía fabulosa, es innegable que esa decisión de sosegar el tempo narrativo, para conseguir hacer partícipe al espectador de la colección de tormentos y dudas individuales que contempla, carga excesivamente la fluidez de la historia, abundante y reiterativa en tiempos muertos que conducen a un final tan inexorable como conocido; y aunque “De dioses y hombres” pretenda escapar de polémicas filoreligiosas de uno u otro lado en su mismo contexto ─los cistercienses no tienen misión apostólica de evangelización y no practican el proselitismo─, no consigue escapar a la subjetividad de un prisma católico de base que no será del gusto de todos. Lo mejor es abrazar la estática esencia épica de la historia, que habla de coraje, de valor, de aferrarse a lo que creemos correcto aunque se nos vaya la vida en ello. Algo que podemos alabar al margen de otras consideraciones.

Calificación:
6/10

En las imágenes: Fotogramas de “De dioses y hombres” © 2010 Why Not Productions, Armada Films y France 3 Cinéma. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir