Síguenos

De Niro, Pacino y Nicholson, esos vagos

Actores y actrices

De Niro, Pacino y Nicholson, esos vagos

Pues miren, yo no sé si Francis Ford Coppola lo habrá dicho o no en una entrevista a la edición americana de la revista GQ (parece ser que ahora lo desmiente), pero me alegra que esa intervención haya servido para poner sobre el tapete algo que, en el fondo, la mayor parte de los cinéfilos pensamos: que los tres monstruos de Hollywood Robert De Niro, Al Pacino y Jack Nicholson llevan tiempo viviendo de las rentas de los papeles que les convirtieron en lo que son. Y la verdad es que me alivia, porque confieso que llevo ya algún tiempo con la mosca tras la oreja cuando veo alguna película en la que participa alguno de los miembros de tan insigne triunvirato. Porque, sinceramente, ¿cuánto hace que De Niro no interpreta algún papel en el que haga algo más que poner el piloto automático, parodiarse a sí mismo o poner caras? Lo más parecido a una interpretación fue la de «El buen pastor», que para eso era una apuesta personal, y tampoco es que fuera a engrosar su lista de actuaciones inolvidables.

Al menos, Nicholson y Pacino se han esforzado alguna que otra vez (ahí están sus interpretaciones en, por ejemplo, «A propósito de Schmidt» o «El mercader de Venecia», respectivamente). Pero bueno, da igual que ellos se paseen por ahí, se coloquen donde les digan, suelten sus líneas y pasen a recoger el cheque: toda la crítica y prensa especializada seguirá cayendo rendida y la taquilla (aunque creo que cada vez se deja liar menos) responderá al señuelo. Y digo yo, ¿no sería momento de que nos pusiéramos más exigentes? ¡Que ya está bien de vivir de glorias pasadas, sobre todo cuando ninguno de ellos tiene ochenta años o cosa parecida! Que se lo trabajen un poco, hombre; como diría un genial viejecito que conozco, «¡a esos, a picar piedra los ponía yo!».

En la imagen: Robert De Niro durante el rodaje de «El buen pastor» – Copyright © 2006 Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir