Síguenos

«De tu ventana a la mía»: Al encuentro trágico del amor

Críticas

«De tu ventana a la mía»: Al encuentro trágico del amor

Paula Ortiz regala una cinta con sensibilidad y esteticista por sus cuatro costados, con un cuidado diseño de producción y buena dirección de actores. «De tu ventana a la mía» deriva hacia lo pretencioso, solemne y artificioso hasta empantanarse.

Prometedor debut de Paula Ortiz«De tu ventana a la mía» (ver tráiler y escenas) es una película de mujeres pero no necesariamente para mujeres que ganó el Premio «Pilar Miró» en la última Seminci. Al modo que hiciera Stephen Daldry en «Las horas» (2002) pero sin su calado ni intensidad, Ortiz nos presenta una especie de trilogía sobre la búsqueda del amor y la necesidad de luchar para nunca darse por vencidos en el empeño. Son tres cuentos o relatos un tanto trágicos pero con una luz de esperanza en torno a otras tantos personajes de edad y época diversas, pero con la misma experiencia de soledad y con idéntico deseo: demostrarse a sí mismas y al mundo que el amor es posible, aunque algunos se empeñen en torpedearlo.

Por un lado, Violeta es una joven hiperprotegida por su tío botánico en un invernadero en el que ella es una flor más, delicada y frágil en su afección; por otro, vemos a Inés que sufre la injusticia del encarcelamiento de su marido en plena posguerra española, mientras espera un hijo y se convierte cada día en un suspiro de angustia; y por último, a una madura Luisa que sueña con vivir un amor de cine, entre el temor a algunas  enfermedades reales y a otras imaginarias. En realidad, las tres mujeres son como almas gemelas reflejadas en un mismo espejo, seres que tratan de construir en silencio una personalidad propia y sin ataduras, que experimentan el gozo de un amor que se vislumbra pero que también aparece en su fragilidad, que viven con la esperanza de alcanzar en plenitud esa libertad que les da el deseo de vivir. Las tres viven un sueño, una pasión y una historia de amor que debe fraguarse en el dolor y en la valentía.

Paula Ortiz nos regala una cinta esteticista por sus cuatro costados, con un cuidadísimo diseño de producción que atiende a los más pequeños detalles para situar cada historia en su época, con una fotografía que genera una atmósfera de encanto romántico para Violeta, un clima cálido y trágico en donde la vida y la muerte se dan la mano en Inés, y la frialdad más contemporánea es para una Luisa que se mueve entre el imaginario del cine y el de su aprensión. Con frecuencia recurre la directora a la metáfora para hablar de esas cárceles con forma de invernadero, soledad o enfermedad, realidades que aíslan a las heroínas en su propio mundo, lo mismo que a símbolos como las mariposas o las amapolas rojas para referirse a la fragilidad del amor y de la felicidad. Sabe también emplear con exquisitez el fuera de campo y hacer fluir las historias con suaves transiciones, imprimir a las imágenes un tempo adecuado para la contemplación y dejar que la música invada cada ambiente para dotarle de un romanticismo sereno, trágico o temeroso, respectivamente.

Más delicada y etérea la parte de Violeta, más política e ideológica la de Inés, más cercana e intimista la de Luisa. Con la tríada, Ortiz demuestra sensibilidad artística y talento para la recreación de época, así como gusto por el detalle y la planificación pictórica, o una buena dirección de actores. Leticia Dolera da a Violeta la poca vida que su tío le permite tener y su interpretación transmite ensoñación y fragilidad, Maribel Verdú goza del papel más vigoroso y enérgico con un punto de necesaria y enfática dramatización, mientras que Luisa Gavasa nos da el personaje más natural y quizá el más auténtico —su historia, al menos, es la más verosímil—, además de suponer la mayor sorpresa del reparto. Tres actrices que tienen más peso y fuerza que los intérpretes masculinos, cada una en su estilo y en su época, cada una con sus expectativas y problemas.

La pega que se le puede poner a «De tu ventana a la mía» llega también de esa misma vocación esteticista, porque la cinta deriva fácilmente hacia lo pretencioso, solemne y artificioso, porque el ritmo narrativo se vuelve sobre sí mismo y por momentos se empantana y resulta parsimonioso, porque la afectación de los personajes los aleja del espectador para dejarle sumido en su propia melancolía, porque la complacencia de unas imágenes poéticas se traiciona finalmente con un grito que quiere ser un canto a la libertad, pero que llega teñido de tintes políticos al caer en un feminismo anacrónico en el que la óptica contemporánea todo lo impregna. A pesar de ello, no hay duda de que Ortiz tiene sobrado talento y sensibilidad artística para recoger la mirada intimista de tres mujeres que salieron al encuentro del amor, para sentirse ellas mismas y alcanzar la soñada libertad.

Calificación: 6/10


Imágenes de “De tu ventana a la mía”, película distribuida en España por Alta Classics © 2011 Amapola Films, Oria Films y TVE. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir