Síguenos

«Destino final 5»: Determinismo mortal

Críticas

«Destino final 5»: Determinismo mortal

Mejora respecto a su anterior, pero «Destino final 5» demuestra que, el único atractivo a estas alturas, es asistir a nuevas secuencias mortales. Actores inertes y un esquema rutinario que cierra la saga con un determinismo inapelable.

Hizo falta más de una década de ausencia y mucha reflexión sobre el metadiscurso audiovisual para que Wes Craven resucitara su franquicia «Scream» para elevarla de nuevo a sus mejores niveles. Hay en ese espacio prolongado, en ese hueco insólito para que una saga del género de terror continúe, y no se reinicie o rehaga, una falta de urgencia palomitera que posiblemente nunca pudo disfrutar la serie «Destino final» para reinventarse con conocimiento de causa. Su primera entrega ya mostraba todas las cartas: una set piece catastrófica como primer acto, seguida de un reguero de imprevisibles muertes, a cada cual más macabra, que demostraban a la Parca como la más original y sofisticada serial killer del cine. A partir de ahí, la repetición del esquema, a través de irregulares secuelas y tímidas improvisaciones en cuanto a las reglas del juego que venían a desembocar, en esta «Destino final 5» (ver tráiler), en la conclusión impepinable de que tarde o temprano y variantes aparte, a todo cerdo le llega su San Martín.

Steven Quale, esporádico colaborador de segunda unidad de James Cameron y debutante con esta quinta entrega, ofrece programado continuismo respecto a su precedente David R. Ellis, quien firmara en «El destino final 3D» (2009) la más verbenera sucesión de decapitaciones, mutilaciones y destripamientos de todas, gore y sorna exprés —aquel perverso chiste a costa de las 3D— que rayaba el trash deliberado pero no impedía la inanidad del resto. La tendencia en esta última secuela es a la consolidación de la fórmula, pero buscando cierta solidez dramática que a aquella le traía al pairo, y que esta sigue sin conseguir: de nada sirven los dilemas emocionales o laborales de un grupo de mozuelos en constante exposición a la tragedia, porque la carne de cañón es carne cañón; y los jóvenes actores de «Destino final 5» no moverán un músculo, no articularán un gesto, ni tan siquiera ante la agorera presencia de Tony Todd, para trascender esa condición de meros objetos de secuencias fatídicas.

En una ocasión, el crítico Jordi Costa apuntó —y dio en la diana— que éstas serían las películas que el cómico francés Jacques Tati hubiera hecho de decantarse por el género de terror. El ingenio del slapstick mortal, las elaboradas sucesiones de causa-consecuencia que dan con los tremebundos accidentes domésticos, laborales o de cualquier otra índole, no encuentran aquí sus mayores cotas de inspiración dentro de la franquicia, más allá de la malsana escena del accidente entre aparatos de gimnasia. Pero al menos, regala esta presunta despedida una notable hecatombe inicial —el derrumbamiento del puente colgante— para, al final, cerrar el círculo con alevosía y guiño a los fans, rendidos ante el ya inapelable determinismo de la saga.

Calificación: 5/10


En las imágenes: Fotogramas de “Destino final 5?, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Jellystone Films y New Line Cinema. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir