Síguenos

«Destino oculto»: Los otros hombres grises

Críticas

«Destino oculto»: Los otros hombres grises

Ficha película Destino ocultoSinopsis Destino ocultoCartel Destino ocultoImágenes Destino ocultoTráiler Destino ocultoEntrevistas Destino ocultoNoticias sobre Destino oculto
Previa estreno Destino ocultoCríticas Destino ocultoComentarios Destino oculto

«Destino oculto» es una historia de amor en la que los villanos brillan por su torpeza. Una adaptación poco estimulante sobre el relato de Philip K. Dick, con un guión lleno de agujeros y un desenlace sin apenas justificación.

La obra de Philip K. Dick ha dado pie a que se rueden obras maestras —«Blade Runner» (Ridley Scott, 1982), «Desafío total» (Paul Verhoeven, 1990)—, cintas interesantes —“Minority report” (Steven Spielberg, 2002), «A scanner darkly (Una mirada a la oscuridad)», (Richard Linklater, 2006)— y otras directamente olvidables —por poner sólo un ejemplo, «Next» (Lee Tamahori, 2007)—, pero no deja de llamar la atención que la mayoría de los directores prefieran adaptar sus cuentos en lugar de coger el toro por los cuernos y atreverse con sus obras mayores, pero también difícilmente filmables —en este sentido, el premio al atrevimiento habría que dárselo a Linklater, por lo fiel que fue a un libro nada fácil de trasladar—. Nuevamente es el caso con «Destino oculto»  (ver tráiler), y otra vez el contenido original es tratado de tal manera que pueda ser consumido por la mayor parte del público, que acudirá a las salas atraído por el señuelo del nombre de Matt Damon y una promoción que parece indicar que nos encontramos ante un thriller.

Pues bien, nada de nada: si algo es “Destino oculto” es una historia de amor que vuelve a jugar, a su manera, con la influencia que el azar puede tener en el encuentro con nuestra media naranja. El único problema es que la pareja protagonizada por Damon y Emily Blunt tiene que enfrentarse, además, con una extraña y oculta organización que se encarga de que cada uno de los habitantes del planeta siga el plan previamente marcado por el Director. Pero no crean que nos encontramos ante una organización amenazante; más bien, lo que la película muestra, es una especie de gran ministerio en el que sus funcionarios visten con traje gris, hacen su trabajo con una mueca de aburrimiento y cometen pifias como quedarse dormidos antes de una intervención decisiva que cambiará el curso de las cosas.

Optar por unos oponentes tan poco estimulantes y que emiten tan escasa sensación de amenaza podría ser una opción, un juego que contrapusiese la mecánica de la ciega obediencia frente al libre albedrío de los amantes. Pero, si esta era la intención, hay que decir que poco de ello se traslada a la pantalla: a falta de amenaza, los problemas de los protagonistas apenas llegan a interesarnos. Y el hecho de que el guión esté lleno de agujeros por los que podría caber un autobús no ayuda; ni siquiera la excusa de que si no existieran no habría trama, pues no en vano se supone que estos funcionarios del destino conocen cada detalle, cada vericueto, cada cosa que hacemos… y sin embargo son engañados de una manera harto sencilla.

Si a eso añadimos que el desenlace no tiene más justificación que el capricho, determinaremos el poco estimulante campo por el que transcurre una cinta que se olvida en el momento ponemos un pie fuera de la sala, como si nos hubieran hecho pasar por alguna de las máquinas limpiadoras del pensamiento tan queridas por el viejo Dick. Casi lo único que cabría apuntar en el haber de la película es la manera en que muestra cómo los agentes se trasladan por la ciudad, a través de puertas que conectan a los sitios más insospechados, como una red de agujeros de gusano que desafía todas las leyes de la física. El problema es que, para cuando podemos disfrutarlas, hace ya tiempo que nos ha dejado de interesar lo que nos cuenta, nos hemos ruborizado con alguna línea de guión hilarante —cuando no debía serlo—, o nos hemos hartado de decirnos a nosotros mismos lo bien que hace de malvado Terence Stamp. Parece que es el único que no se ha dado cuenta de que aquí, en realidad, los malos son simplemente estúpidos…

Calificación: 4/10

En las imágenes: Escenas de «Destino oculto» – Copyright © 2011 Universal Studios. Fotos por Andrew Schwartz. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir