Síguenos

Críticas

«Divergente»: Falsa libertad

A pesar de que existe un tramo, en concreto el adiestramiento de la protagonista, cuyo metraje se alarga en exceso, la película no se hace soporífera y en general mantiene el interés del espectador. Sólida interpretación de Shailene Woodley.

Cuando Lionsgate adquirió Summit Entertainment a comienzos de 2012, no sólo se quedó con una franquicia tan importante como la de «Crepúsculo», sino que también se hizo con «Divergente» (ver tráiler). Tras el éxito de «Los Juegos del Hambre», se apostó por esta nueva saga con bastante fuerza (de hecho, ya se preparan las secuelas de la trilogía y, cómo no, se ha anunciado que su capítulo final se dividirá en dos partes). Puede que la película no haya arrasado en la taquilla norteamericana como sí lo hizo la mencionada «Los Juegos del Hambre», pero sus recaudaciones se aproximarán a los 150 millones de dólares (una cifra que para sí quisieran no pocos largometrajes; y ello sin contar los ingresos del mercado internacional).

Shailene Woodley

En primer lugar, quiero dejar muy claro que no he leído la novela de Veronica Roth  en la que se basa la cinta. Por tanto, poco me importan los cambios que existan en la película con respecto a dicho texto (no obstante, por su ritmo se percibe con claridad que nos hallamos ante una adaptación literaria). «Divergente» presenta un mundo futuro en el que la guerra ha convertido a la ciudad de Chicago en un lugar donde sus habitantes han de integrarse en una de las cinco facciones existentes (y en las cuales se cultivan distintas virtudes). Este aspecto de la historia resulta interesante, pues observamos una apariencia de libertad. En un momento dado de su existencia, el individuo puede escoger la facción a la que pertenecer, pero… ¿por qué sólo potenciar una virtud? ¿De verdad existe un libre albedrío o tan sólo una apariencia del mismo? No obstante, dicha temática y la descripción de la sociedad donde se desarrolla la trama no es tan profunda como me hubiera gustado.

Shailene Woodley y Theo James

Así, el relato se centra principalmente en narrarnos el adiestramiento de Tris en la facción a la que se ha unido, en este caso la de la Osadía. Aunque a este apartado le sobren algunos minutos y no sea precisamente original, he de reconocer que no se me hizo pesado en ningún momento. Además, la cinta se beneficia de un sólido acabado técnico, tanto en el diseño de la urbe donde acontece la acción como en la representación de las pruebas mentales que ha de superar la protagonista. Buena parte de este mérito recae en el director Neil Burger. Por otro lado, no hay duda de que la actriz Shailene Woodley contribuye a que nos creamos a su personaje, pues sabe transmitir al público lo que siente Tris y la evolución que ésta experimenta. La labor de Theo James, Jai Courtney, Zoë Kravitz, Miles Teller y Ansel Elgort es muy correcta, existiendo además un buen plantel de secundarios. De entre ellos sobresale Kate Winslet, aunque considero que no está del todo aprovechada. «Divergente» mezcla amenidad y contenido con cierta pericia. Por supuesto que podría ser mejor, pero, teniendo en cuenta la calidad de diversas adaptaciones de libros juveniles que se han estrenado últimamente, creo que no hay motivo para la queja.

Calificación: 6/10

Imágenes de “Divergente” © 2014 Red Wagon Entertainment. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir