Síguenos

«El amanecer del planeta de los simios»: Mismos errores

Críticas

«El amanecer del planeta de los simios»: Mismos errores

Estupenda secuela que, sin necesidad de soflamas, se convierte en un reflejo de los problemas que han afectado a no pocas sociedades a lo largo de la Historia. No se hace pesada en ningún momento y llama la atención la desesperanza que se adueña de gran parte de su metraje.

Creo que pocos esperábamos que «El origen del planeta de los simios» fuera uno de los títulos comerciales más interesantes de 2011. Dado su final abierto, puesto que 20th Century Fox quería probar suerte de nuevo con la franquicia, propició que enseguida se comenzara a trabajar en «El amanecer del planeta de los simios» (cinta que, por cierto, también presenta un cierre que da pie a otra continuación). Lo llamativo del asunto es que Rupert Wyatt no repite como director, encargándose de dicha tarea Matt Reeves (quien se dio a conocer para el gran público gracias a «Monstruoso»). Este cambio no es crucial en lo que a cohesionar la saga se refiere, ya que, tras una primera entrega que se centraba en la relación de César con los humanos, su segunda parte nos adentra de lleno en un planeta en el que nuestra raza ha menguado de forma considerable.

Jason Clarke

El filme nos presenta a dos grupos, uno formado por personas que intentan sobrevivir en un lugar alejado de las comodidades que en su día conocieron, y otro en el que los simios habitan en paz. El encuentro entre las dos especies provoca las suspicacias y el enfrentamiento, destacando en este sentido cómo la película no deja de ser un reflejo de los problemas que históricamente se han producido en no pocas sociedades. El temor a lo que es extraño, los recelos, el miedo y la desesperanza se palpan en gran parte de las más de dos horas que dura «El amanecer del planeta de los simios» (que conste, eso sí, que su metraje no se hace pesado en ningún momento). Lo bueno es que se nos muestra todo ello sin necesidad de recurrir a superfluas soflamas y dejando que sea el espectador el que analice el comportamiento de los personajes.

Gary Oldman

Hablando de estos últimos, puede que algunos encuentren un tanto desdibujados a los humanos que aparecen en el relato. Hay esbozos del pasado de la mayoría de ellos, pero no es algo que se convierta en un aspecto fundamental de la historia. Bajo mi punto de vista, si se profundizara más en sus existencias, se correría el riesgo de dilatar la narración con manidas conversaciones. Para solventar esto, los guionistas utilizan inteligentes pinceladas que nos bastan para saber de dónde vienen y cómo son. Además, no nos engañemos, los protagonistas de la película son los primates. Al respecto, los efectos especiales de «El amanecer del planeta de los simios» a veces resultan menos naturales que los de su antecesora, pero ello es así porque aquí se ha incrementado la presencia de los animales y se los introduce en ambientes muy diferentes. Del reparto sólo cabe resaltar la corrección de Jason Clarke, Keri Russell y Kodi Smit-McPhee. Gary Oldman aparece poco tiempo en la pantalla, pero tiene una escena en la que está verdaderamente sublime (Dreyfus observando unas imágenes de su familia).

Calificación: 7/10

Imágenes de “El amanecer del planeta de los simios” © 2014 20th Century Fox. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir