Síguenos

«El Caballero Oscuro: La leyenda renace» y la épica del desencanto

Críticas

«El Caballero Oscuro: La leyenda renace» y la épica del desencanto

Christopher Nolan y el equipo responsable de llevar el cine de superhéroes a un nuevo nivel se despiden del héroe de Gotham con una propuesta espectacular, desde luego, aunque inferior a sus hermanas previas.   

Han pasado ocho años desde que Bruce Wayne (Christian Bale) se retirase a las profundas negruras de su interior, ajeno a todo y con la única compañía de Alfred (un quejumbroso hasta lo hilarante Michael Caine). Pero la ciudad le necesita de nuevo ante la llegada de Bane (Tom Hardy), terrorista empecinado en destruir lo que le pongan delante. Tras dar la vuelta al género superheroico dotándolo de una profundidad mainstream desconocida hasta el momento, Christopher Nolan y su equipo se despiden del hombre murciélago con “El Caballero Oscuro: La leyenda renace” (ver tráiler), megapelícula que nace con la difícil labor de igualar o superar a sus principales ─y únicas─ rivales: sus hermanas previas, la brillante “Batman begins” (2005) y la descomunal “El Caballero Oscuro” (2008). No las alcanza, pero no se puede decir que no se haya intentado.

 

«No hay nada que me interese ahí fuera». Para confirmar su liberación definitiva del personaje, el cineasta, también al guion junto a su hermano Jonathan Nolan, recoge el desencanto del pueblo occidental de hoy en día y lo traslada a una Gotham ─antes Chicago, ahora Nueva York; no es casualidad─ en paz, sí, pero basada en una mentira. Y triste, afeada, grisácea y repleta de almas que siguen adelante sumidas en una inercia definitivamente crepuscular; ahí, en un entorno cínico y desangelado, la irrupción del Criminal Absoluto que es Bane abre las puertas a una estruendosa cuenta atrás hacia el apocalipsis prolongada durante dos de las casi tres horas que (innecesariamente) dura la película. Habría sido preferible unas mayores honestidad y sencillez ─demasiado intento de rizar el rizo, y no siempre funciona─, pero se opta por el espectáculo estructural, en un mosaico infestado de referencias al camino recorrido hasta aquí, donde todo termina.

El resultado es notable, pero no superior. Y es notable por la libertad del realizador a la hora de componer tremebundas secuencias de acción y de apostar por un tenebrismo espiritual y situacional que puede incluso alejar a buena parte de su palco natural. Y por la ambigüedad, casi nihilista, de un discurso en el que los terroristas purgan los males del presente desahogándose salvajemente con los ricos y los poderosos, en buena parte culpables de lo que sucede en nuestro mundo real pero patéticas víctimas de un conservadurismo radical en esta ficción de quiméricas lecturas. Y al final, buena parte de las motivaciones esenciales de “El Caballero Oscuro: La leyenda renace” se resumen en un epílogo que no es sino una (previsible) huida de cada cual hacia el nido de identidad que más le conviene: había que hacerla, y la hemos hecho. Esperemos que lo hayan pasado bien. Pues sí, gracias.

Calificación: 7/10


Imágenes de “El Caballero Oscuro: La leyenda renace”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2012 Warner Bros. Pictures, Legendary Pictures y Syncopy. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Lo más leído

Subir