Síguenos

«El castor (The beaver)»: American beaver

Críticas

«El castor (The beaver)»: American beaver

Ficha película El castor (The beaver)Sinopsis El castor (The beaver)Cartel El castor (The beaver)Imágenes El castor (The beaver)Tráiler El castor (The beaver)
Noticias El castor (The beaver)Previa estreno El castor (The beaver)Críticas El castor (The beaver)Comentarios El castor (The beaver)

«El castor (The beaver)» es un pálido reflejo de «American beauty», con un estupendo Mel Gibson al que es imposible desvincular de la caída en desgracia de su figura pública. Una película fallida pese a los buenos mimbres con que contaba.

En el reciente libro «La nueva taxidermia», Mercedes Cebrián, una de las autoras que mejor saben pulsar las pulsiones ocultas tras la rutina cotidiana, proponía una inquietante historia en la que su protagonista utilizaba los títeres como vía para buscarse a sí misma. Lo mismo que le sucede, curiosidades de la vida, a Mel Gibson —resulta sugerente imaginárselo como personaje cebrianesco— en la nueva película como directora de la inolvidable protagonista de «El silencio de los corderos» (Jonathan Demme, 1991), Jodie Foster.

A la hora de valorar «El castor (The beaver)» (ver tráiler), es casi imposible obviar el devenir público de Gibson en los últimos tiempos. Porque si no tuviéramos noticia del derrumbe de una estrella que hace nada tenía a Hollywood a sus pies —sobre todo, debido a una serie de escándalos en los que su inestable y volcánico carácter tiene mucho que ver—, la lectura de su interpretación en esta fábula sobre un depresivo crónico en busca de redención a través de un muñeco de trapo en forma de castor, ya sería bastante chocante. Al fin y al cabo, siempre llama la atención que, quien se forjara un lugar bajo el sol de la cartelera encarnando personajes de acción, decida cambiar tan radicalmente de registro. De hecho, si nos encontráramos en otro momento del año, podríamos especular con una operación de libro para optar a una estatuilla en la próxima ceremonia de los Oscar®.

Sin embargo, dadas las circunstancias, habría que hablar más de un ejercicio de supervivencia, de un ajuste de cuentas con la realidad, de un espectáculo en el que quizá se nos quiere decir que existen dos Gibson: el atrapado en el cuerpo de un títere a tamaño humano, igual que él; y el indefenso, confuso y autodestructivo ser capaz de alejar de sí cualquier cosa buena. Y ese, con no ser poco mérito, se convierte también en el principal problema de una película que, al partir de una premisa desde nuevo original, cree tenerlo todo para construir una mirada ácida sobre el sueño americano.

Lo que pasa es que, en realidad, todo queda en pálido reflejo de «American beauty» (Sam Mendes, 2000), la cual, ya de por sí, parece mucho más atrevida de lo que en realidad es. «El castor (The beaver)», por su parte, es aún menos revulsiva que aquella, y de hecho la mayor parte de su escasa potencia reside en las escenas protagonizadas por Gibson, las únicas en las que uno puede sentir algo parecido a un interrogante —que tampoco, no nos engañemos, es para quitar el sueño—. Asimismo, no funciona el momento en el que la fábula abre el campo, convirtiendo al castor en un heraldo del cambio, una especie de estrella mediática portadora de un mensaje que viene a decir: liberaos, construid vuestros triunfadores personajes y vivir dentro de ellos, porque lo que hay fuera duele.

Y eso que la cinta no carece de mimbres, empezando por las interpretaciones: al estupendo Gibson le acompaña la siempre fiable Jodie Foster, pero uno tiene la sensación de que el punto inquietante de Anton Yelchin no termina de dar de sí lo que podría prometer, y que su condición de «rarito» apenas supera el espejismo de la pose. Algo mejor Jennifer Lawrence con su, en el fondo, estereotipado papel de animadora inteligente con verdad oculta y reprimidas ansias artísticas. Y así nos dejamos llevar por lo que se nos cuenta, en una ajustada hora y media, sin que en verdad atravesemos picos de autocuestionamiento e indagación. Que es lo que, al fin y al cabo, imagino que buscaba la señora Foster con esta, eso sí, curiosa propuesta.

Calificación: 5/10

Imágenes de “El castor (The beaver)”, película distribuida en España por Aurum © 2011  Summit Entertainment, ImageNation Abu Dhabi y Anonymous Content. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir