Síguenos

«El destino de Júpiter»: Corona espacial

Críticas

«El destino de Júpiter»: Corona espacial

Aunque sirve para pasar el rato y posee un buen ritmo, se echa en falta una mejor presentación de su trama. El interesante universo de los Wachowski se ha confeccionado a medias. Y esta vez no habrá secuelas para desarrollarlo…

Tras introducirse en un tipo de cine más experimental con la estimable «El atlas de las nubes», los Wachowski regresan con «El destino de Júpiter» (ver tráiler), una descarada producción comercial con la que pretenden recuperar el favor del público (la crítica está claro que les continúa dando la espalda). La película tenía que haberse estrenado en junio de 2014, pero su llegada a la cartelera se retrasó hasta febrero de 2015 para que se pudieran completar sus numerosos pasajes con efectos especiales. Por otro lado, su guion inicial estaba formado por más de 600 páginas, percibiéndose que sus autores han dejado de lado la profundidad del peculiar universo que han ideado para así quedarse con aquello que pudiera contentar al espectador medio.

"El destino de Júpiter"

Y es que, como cine de palomitas, «El destino de Júpiter» funciona. En todo momento suceden cosas en la pantalla y está repleta de vibrantes escenas de acción, convirtiéndose en un incuestionable divertimento. Además, y para mi sorpresa, los guionistas introducen bastantes elementos de humor que a veces nos hacen pensar que no se toman muy en serio la historia. El problema es que, pese a haber construido un interesante mundo en el que varias familias se disputan el control de los planetas, se descuida un aspecto muy importante: los personajes. A los héroes les falta chispa, algo que también se puede decir de los villanos (especialmente si hablamos de Balem Abrasax). Semejante conjunción provoca que este apartado de la película cojee si lo comparamos con otros (los efectos visuales, la fotografía, el vestuario, el diseño de producción), todos ellos magníficos y por encima de la media de lo que estamos habituados a ver en producciones hollywoodienses.

Channing Tatum

En cuanto al reparto, Natalie Portman abandonó el proyecto en su día, siendo sustituida por una simplemente correcta Mila Kunis (a la que, por cierto, se le nota cómoda en los fragmentos cómicos). Channing Tatum sabe manejarse estupendamente en el cine de acción, algo que aquí demuestra, resultando más desconcertante el trabajo de Eddie Redmayne. No sé si es culpa de los directores o de él, pero el caso es que da vida a Balem con una molesta afectación (tanto en su manera de hablar como en la de moverse). Douglas Booth y Tuppence Middleton se pasean por el plató únicamente para exhibir sus esbeltas figuras (eso sí, al menos da la impresión de que no se toman a sus personajes en serio, de ahí que seguramente se lo hayan pasado estupendamente durante el rodaje del filme). En cuanto a Sean Bean, de nuevo acepta un papel secundario que, no obstante, tiene cierta relevancia en la narración.

Calificación: 6/10

Imágenes de “El destino de Júpiter” © 2015 Warner Bros. Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir