Síguenos

«El discurso del rey»: La dicción del rey Jorge

Críticas

«El discurso del rey»: La dicción del rey Jorge

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClipsNoticias
PreviaCríticasComentarios

Tom Hooper firma una película correcta en lo formal y llena de orgullo british, pero con una dirección plana  y falta de profundidad que desaprovecha el fascinante momento histórico en que se desarrolla el relato. Lo mejor, sus actores.

El cine británico que mira a la monarquía y sus episodios siempre dignos de una ficción, encontró en «The queen (La reina)» (Stephen Frears, 2006) un ejemplar ejercicio de crónica de la realeza que no descartaba una audaz ambigüedad en su acercamiento a la figura de Isabel II. Frears, además, adoptaba esa postura en el retrato de un momento clave en la definición de las relaciones entre pueblo y casa real —la muerte de la princesa Diana—. «El discurso del rey» viene a ser la maniobra inversa que lleva a las mismas conclusiones: la amplificación de una anécdota en el contexto del reinado de Jorge VI hasta conferirle una relevancia histórica quizá exagerada —la amistad que ayudó a corregir una dicción, la dicción que devolvió la confianza a un rey, el rey que dio el discurso que lideró al Imperio británico a su victoria en la Segunda Guerra Mundial—.

Tom Hooper ejecuta con inmaculada corrección una exhibición de flema británica y orgullo british al servicio de la corona —nada que objetar a este respecto—, una de impecable ambientación y mejores demostraciones interpretativas. Toda factura formal en «El discurso del rey» raya lo intachable y la hace un excelente producto para públicos mayoritarios y un potencial acaparador de premios —es la película con más nominaciones en los próximos Globos de Oro®, y presumiblemente estará en los Oscar®—. Sin embargo, más allá de un academicismo bien disfrazado en momentos puntuales —el montaje ejecutado dentro del mismo plano en las primeras clases de dicción, con una cámara que va y viene hacia la pared—, Hooper es incapaz de superar una dirección plana, visualmente impoluta pero carente de profundidad, limitada en la repetición de estructuras —la trama alterna indefectiblemente encuentros y desencuentros entre el rey y el logopeda— y cuyos mayores atrevimientos pasan por planos selectivamente enfáticos o por subrayar, banda sonora mediante, dramas monárquicos que con frecuencia adoptan visos de soap opera televisiva.

Una vez más al contrario que Frears, Hooper desaprovecha el fascinante contexto político en el que se desarrolla su relato y traduce las intervenciones de Winston Churchill (Timothy Spall) o del Primer Ministro Stanley Baldwin (Anthony Andrews) en cameos meramente circunstanciales. Con todo, esta es una película que delega todo su poder en sus intérpretes, desde una Helena Bonham Carter emotiva como incondicional consorte a un Colin Firth crecido y capaz de transmitir toda la angustia del monarca sin voz propia, pasando por un Geoffrey Rush que vuelve a exhibir oficio y talla de gran actor.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “El discurso del rey” – Copyright © 2010 The Weinstein Company, UK Film Council, Momentum Pictures, Aegis Film, Molinare, London Filmnation Entertainment, See Saw Films y Bedlam. Distribuida en España por DeAPlaneta. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir