Síguenos

«El Gato con Botas 3D»: Huevos y corazones de oro

Críticas

«El Gato con Botas 3D»: Huevos y corazones de oro

«El Gato con Botas 3D» es una entretenida y divertida película de animación para toda la familia, con mucho espíritu de aventura y comedia con la chispa de Antonio Banderas, y que funciona igualmente como cuento mágico y moral.

En la segunda entrega de Shrek, un felino latino se convertía en el gran acierto de DreamWorks. Ahora, en «El Gato con Botas 3D» (ver tráiler y escenas), ese pequeño personaje ha pasado de secundario a protagonista de una saga que reportará pingues beneficios a la factoría, porque las aventuras de ese espadachín justiciero pueden dar mucho de sí. Para empezar, la película de Chris Miller conserva la locura y gracia del gato de antaño, aquí a la búsqueda de unas alubias mágicas, primero, y de la oca de los huevos de oro, después. El minino se beneficia de la chispa de la voz de Antonio Banderas, y se presenta como alguien capaz de marcarse un baile flamenco en territorio mexicano, de blandir la espada entre las nubes del séptimo cielo o de ablandarse ante la mirada de una glamurosa gata llamada Kitty. Y entre la pareja gatuna, un curioso y enigmático huevo llamado Humpty Dumpty, de pasado oscuro e intenciones retorcidas, pero con yema de color de oro. De fondo, los mismos sentimientos de amistad, lealtad y perdón que surgían entre el ogro y el asno, ahora encarnados en este nuevo héroe que debe superar la avaricia, la traición y la venganza.

Miller dirige una entretenida y divertida película de animación para toda la familia, con mucho espíritu de aventura y sentido cómico, y que funciona igualmente como cuento mágico y moral —de hecho, la historia se inspira en parte en una fábula de Esopo—. La acción está servida con un ritmo trepidante y una buena animación, como se aprecia en la escena inicial de la taberna y en cada una de las persecuciones de este trío de ladronzuelos, o en la secuencia del crecimiento de la planta de alubias mágicas. La comicidad y la simpatía llegan con los ingeniosos gags —alguno con un espíritu gamberro nada infantil, marca de la casa— y sobre todo con unos rostros de Gato y Humpty Dumpty capaces de conmover y convencer al tipo más duro que custodia la cárcel o al que se sienta en la butaca, aparte de esa peculiar pareja de forajidos que son Jack y Jill y toda su familia de jabalís —lástima que el director los abandone a mitad de metraje—.

Las referencias cinematográficas son abundantes —las mejores, las hechas al spaghetti western—, y la simbiosis de lo flamenco y lo mariachi está bien conseguida, especialmente en el duelo de baile en que Gato y Kitty se conocen, momento artístico que convierte los sonidos en ritmos musicales que llegan al espectador. El guión encuentra dinamismo en el espíritu aventurero de la historia y en la permanente huida de sus protagonistas, pero no se resiente con el flashback en el que Gato cuenta su infancia y amistad con Humpty Dumpty, para más tarde repetirse con demasiada acrobacia y vuelta de tuerca, y terminar con un final aleccionador —porque el público al que se dirige la cinta así lo precisa— donde la historia pierde fuerza y gana previsibilidad. Entre medias, un par de momentos brillantes con sucesiones de viñetas bien articuladas que hablan de los riesgos asumidos con éxito por Miller.

En la línea más clásica y tradicional del cine que trata de fabricar héroes de leyenda, en «El Gato con Botas 3D» sólo falta la figura del narrador que introduzca y ponga punto final a la creciente fama de ese gato de buen corazón, que salvó a todo un pueblo de su destrucción para desaparecer en el anonimato y vagar por el desierto. Es un héroe legendario cuya mirada tierna cautivó a una mujer que le acogió siendo huérfano, que posee una valentía y honor que enamoraron a una gata ladrona y mercenaria que nunca se dejaba atrapar, y también con una lealtad y magnanimidad que terminaron por redimir al que se había ofuscado en el rencor y la venganza. Por eso, al final parece que los verdaderos huevos de oro no eran los que ponía la oca sino los que este Gato con Botas dejó a su paso por el poblado y por las salas de cine.

Calificación: 6/10


En las imágenes: Fotogramas de “El Gato con Botas”, película distribuida en España por Paramount Pictures Spain © 2011 DreamWorks Animation. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir