Síguenos

«El Hombre Lobo»: Aullidos IX

Críticas

«El Hombre Lobo»: Aullidos IX

FichaCartelFotosSinopsisTráilerCómo se hizoEntrevistas
PreviaCríticasNoticiasComentarios

Benicio del Toro juega a ser un Lon Chaney Jr. torturado mientras Joe Johnston ni siquiera piensa en George Waggner. Serie B de cien millones de dólares en una propuesta que tropieza con un guión disparatado y descacharrante.
Larry Talbot (Benicio del Toro) regresa a su pequeño pueblo natal al tener noticias de la muerte de su hermano pequeño. Allí será atacado por una misteriosa criatura que le transmitirá una maldición que se manifiesta en las noches de luna llena… Quienes esperen en “El Hombre Lobo” de Joe Johnston una revitalización del clásico de George Waggner de 1941 encontrarán tan sólo retazos casi imperceptibles de aquél, de manera que es mejor tratar de dejarse llevarse por la invitación del equipo responsable de esta propuesta y abandonarse a lo que ofrece la película, poco más que un fugaz divertimento de serie B. Ruidosa, eso sí, pero serie B justita, al fin y al cabo, más cercana a una secuela millonaria de la saga “Aullidos” cruzada con el chute de adrenalina tontaina de “Van Helsing” que a un valioso y sincero homenaje ─pero innecesario, por otra parte─ a uno de los titanes legendarios e imperecederos de la Universal.

El hombre lobo-jose-1

A pesar de todo, el punto de partida es sobradamente interesante, sustituyendo la animosa figura central a la que dio vida un Lon Chaney Jr. golfo y dicharachero, capaz de seducir a Evelyn Ankers a base de desparpajo y encanto natural, por un Del Toro torturado y tortuoso, que despierta desde prácticamente su llegada la desconfianza de los supersticiosos y temerosos vecinos de Blackmoor; el esplendor elitista del clan Talbot en blanco y negro se sustituye por la decadencia en color de un linaje presidido por un destartalado y abismal Anthony Hopkins, involutivo y senil en su recreación de un anciano atormentado por su trágico pasado. La obligada necesidad de hinchar el metraje original ─de tan sólo 67 minutos─ a unos estándares más propios de un film made in Hollywood se beneficia incluso de algunos aciertos simpáticos derivados del nuevo contexto de la historia, situada ahora en la Inglaterra victoriana, como la inclusión del detective Abberline (con todo, anecdótico Hugo Weaving), basado en aquel policía real rebotado de Scotland Yard durante la caza de Jack el Destripador a finales del siglo XIX.

El hombre lobo-jose-2

Sin embargo, las notas dominantes son la premura y la falta de cuidado. La espantada del director original, Mark Romanek, en pleno proceso de preproducción, precipita y trastabilla la elección como realizador de Joe Johnston, especialista en palomiteros fuegos de artificio pero incapaz de exprimir las ya de por sí escasas posibilidades de una producción definitivamente pobre en sus méritos y aspecto, que aparece literalmente enmarcada en escenarios de cartón piedra ─erigidos también a toda prisa, cuestión de calendario─, con un guión rayano en el disparate e infestado de incongruencias que poco apoyo encuentra en dos elementos que se antojan fundamentales: por un lado, la banda sonora del repetitivo Danny Elfman, rimbombante y excesivamente deudora del trabajo de Wojciech Kilar en el “Drácula” de Coppola; por otro, los efectos visuales, flojísimos en lo digital y pobremente tristones en lo protésico, desperdiciando la labor del mago Rick Baker, que a pesar de buscar ─y, en cierto modo, lograr─ respetar el trabajo del gran Jack Pierce sobre Chaney Jr. no triunfa en su plasmación de los licántropos, convertidos en poco más que unos adorables chuchones malhumorados. Las matanzas que sazonan la narración sí funcionan por lo desenfadado, así como algunos impulsos rítmicos a los que hay que sumar un epílogo tan hilarante como hechicero en sus insinuaciones. Una vez más, lo que pudo haber sido, no fue.

Calificación: 4/10

En las imágenes: Fotogramas de “El Hombre Lobo” © 2009 Universal Pictures y Stuber Pictures. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir