Síguenos

«El juego de Ender»: Pues muy bien

Críticas

«El juego de Ender»: Pues muy bien

Hollywood saca por fin adelante la adaptación cinematográfica de una de las novelas capitales de la ciencia-ficción moderna y le da el proyecto a Gavin Hood, también encargado del guion. El resultado es el que cabía esperar: un episodio piloto de una mala serie de televisión.

Ender Wiggins (Asa Butterfield) es solo un niño, pero vive en un entorno muy hostil. En la academia, con los compañeros, en casa. Y es que la guerra entre humanos e insectores está haciendo un flaco favor a las relaciones interpersonales. Por fin, después de mucho intentarlo, Hollywood saca adelante la adaptación cinematográfica de una de las obras capitales de la ciencia-ficción moderna, y lo hace con más de cien millones de presupuesto e incontables y ansiosos seguidores en todo el planeta a la espera. Bien. ¡Y se la dan a Gavin Hood! La butaca de director y la posibilidad de firmar la adaptación del libro de Orson Scott Card, ni más ni menos. Pues el resultado es “El juego de Ender” (ver tráiler), una película desesperantemente parecida a un hinchado ─dos horas enteritas─ episodio piloto de una serie de televisión. Así es.

Harrison Ford y Asa Butterfield en "El juego de Ender"

«Necesitamos mentes como la tuya». Lo más destacado del conjunto es el trabajo de recreación digital, máxime en los pasajes en los que las naves se envuelven en una banda sonora a lo Nolan atravesada por bocinazos abismales. Porque el resto es de lo más pobre, con una dirección artística siesa a más no poder, unos interiores de cartón piedra dignos de la “Galáctica” de los años 70 y una iluminación que no cuadra en ningún momento ni con la situación ni con el entorno. La narración es un desastre, atrancada y deslavazada ─al margen de olvidar montones y montones de contenidos de la novela, lo que hasta cierto punto puede ser industrialmente lógico─, y la icónica conclusión de la historia resulta anticlimática hasta lo incómodo. Todo mal.

Hailee Steinfeld y Asa Butterfield en "El juego de Ender"

Semejante planicie viene rematada por una espantosa dirección de actores. No es que el elenco se malo, que no lo es ─algunos chavalines sí─, es que Hood no sabe sacar nada del reparto. Asa Butterfield bastante tiene con defender su complicadísimo rol de sociópata consciente de su papel de mártir forzoso, pero los adultos que pululan por la Escuela ─seis o siete, no más─ parecen prejubilados en pijama con pocas ganas de hacer nada; y el trabajo de fotografía no beneficia en absoluto a un Ben Kingsley que parece recién llegado de un rodaje de Uwe Boll y menos aún a un rumiante Harrison Ford. Y lo de Nonso Anozie es de broma. Si tienes diez o doce años y tus padres no te dejan ver “La chaqueta metálica”, esta es buena apuesta. Al resto siempre nos quedará el texto original. Como tantas otras veces.

Calificación: 3/10

Imágenes de “El juego de Ender” © 2013 Lurtzman Orci Paper Products, Odd Lot Entertainment y Summit Entertainment. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir