“El luchador (The wrestler)”: Tan humano que duele

Escrito por el 25.02.09 a las 17:59

Hay quien puede quedarse decepcionado cuando se acerque a esta película. Quizás el León de Oro que ganó en el Festival de Venecia, el Globo de Oro a Mickey Rourke y las dos nominaciones a los Oscar® (Rourke y Marisa Tomei) pueden hacerle pensar en lo que no es, y acudir a la sala del cine esperando ver algo espectacular. Y hay que decir de antemano que “El luchador (The wrestler)”, soberbia película, es todo menos eso: tremendamente humana, está hecha a una escala en la que cualquiera puede penetrar en el mundo patético de un luchador que alarga como puede su vida activa, arrastrando su cuerpo hipertrofiado y lleno de cicatrices por tugurios de mala muerte para seguir interpretando combates ficticios en los que, eso sí, la sangre es bien real.

Ampliar imagen

Porque Aronofsky (recuperado tras el salto mortal sin red que fue “La fuente de la vida”) apuesta desde el primer momento por una planificación que nos pega como una lapa al punto de vista del personaje de Randy Robinson, al que seguimos como discípulos fascinados por el carisma cierto y extraño de quien, en el fondo, es un perdedor que malvive fuera del cuadrilátero. Es en esa escala tan patéticamente humana en la que nuestra empatía es total con un personaje que no es ejemplar, pues no podemos evitar pensar que, en cierto modo, hay en su soledad algo merecido por haber abandonado a los que una vez le quisieron. Y sin embargo, le deseamos esa segunda oportunidad vital que busca en el tiempo de descuento. Por más que intuyamos que esto no es un telefilme de sobremesa y los acontecimientos no apunten hacia donde nos gustaría…

Ampliar imagen

Magníficas las interpretaciones de Mickey Rourke, Marisa Tomei y Evan Rachel Wood: es en ellas donde reside la verdadera impresión que late en esta cinta. También en un guión cuyo motor de la historia, esqueleto al que Aronofsky adapta su estilo como un guante, viene dado por el paralelismo entre las vidas de ficción de la pareja protagonista (un luchador cuyos combates están coreografiados, una stripper cuyos bailes eróticos excitan a la clientela sin permitir llegar a más) y su necesidad de aferrarse a algo verdadero, real, cuando el paso del tiempo apremia.

Ampliar imagen

De esta manera “El luchador” alcanza su verdadera e inmensa dimensión, pero no por el camino esperado por el espectador en busca de evasión en una sala de cine. Porque si al final fichar ocho horas en un trabajo que te desagrada profundamente son peor que consentir que te grapen el cuerpo sobre un ring, si las horas muertas contemplando la nada duelen infinitamente más que una silla rota sobre tu cabeza, si recuperar a una hija de la que nada conoces se antoja más imposible que repetir la gloria de un gran combate, es que “El luchador” nos está hablando de cosas que podemos alcanzar, entender. En esa universalidad del tormento de Randy, es el talento de Aronofsky, el rostro hinchado de Rourke y la belleza marchita de Tomei lo que nos incluye, convirtiendo a la cinta en algo muy cercano a una obra maestra.

Calificación: 8/10

En las imágenes: Fotogramas de “El luchador (The wrestler)” – Copyright © 2008 Protozoa Pictures. Distribuida en España por Wide Pictures. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



3 - Nacho - 15:03 - 06.03.09

Es un documental, Mickey Rourke borda su papel, pues pareciera que está hablando de él mismo. Alguien que apreta el botón de la autodestrucción. por eso es interesante, la idónea elección del actor protagonista. Esa manera de hacer cine con la cámara en la mano no es santo de mi devoción. Ahora bien, no se le puede negar la originalidad y que sobre todo la historia que te cuenta, logra llegar a pesar de todo.



2 - Miguel A. Delgado - 10:11 - 03.03.09

Bueno, Luis, evidentemente discrepo. Si la calidad de una obra la dicta la coherencia entre fondo y forma, creo que sería difícil encontrar un ejemplo mejor que el de esta cinta…

Un saludo!



1 - Luis - 20:07 - 02.03.09

Totalmente en desacuerdo, esta pelicula no resiste ni siquiera una hora de metraje, mas bien parece un mal documental, pero en ningun caso le alcanza para ser una buena pelicula, mucho menos una “obra maestra”. Creo que todo el exito de esta pelicula se debe a una muy buena campaña de marketing vendiendola como la resurreccion de mickey rourke…



1

 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.