Síguenos

Críticas

«El mensajero»: Subvencionen al padre coraje

Dwayne Johnson se convierte en padre coraje subvencionado por el gobierno en un thriller dramático aburrido y empecinado en transmitir una emotividad que no funciona prácticamente en ningún momento.

Jason (Rafi Gavron) se ha metido en un lío. Menos mal que está aquí su padre (Dwayne Johnson) para arreglarlo. El actor antes conocido como The Rock sigue imparable y confirmando su gran momento de forma comercial con “El mensajero” (ver tráiler), supuesto thriller de acción dirigido por el especialista Ric Roman Waugh que entró en el número 1 del box office yanqui antes de iniciar una carrera internacional que ha traído la película hasta nuestro circuito. Es bastante aburrida y, a pesar de estar basada en hechos reales, propone un argumento que se antoja bastante delirante a nuestros ojos.

Dwayne Johnson en El mensajero

«Me la he jugado toda la vida, puedo hacerlo otra vez». Porque aquí lo que nos cuentan es la historia de un padre coraje auspiciado y subvencionado por la DEA. Ahí es nada. La invitación a la revisitación de ciertos campos legislativos nos parece de lo más saludable, pero la disparatada línea central hace que la propuesta apueste más por una especie de tono de denuncia social-institucional que por hacer pasar un buen rato al respetable durante sus totalmente excesivas casi dos horas de duración. Sin demasiada credibilidad, y abrazando una arbitrariedad verdaderamente sorprendente en ocasiones, el cuento avanza hacia donde se supone que debe, pero sin demasiado impulso y totalmente falto de brío.

Benjamin Bratt en El mensajero

El hiperactivo Johnson, aquí también productor, pulula por pantalla tratando de aportar profundidad y una emotiva, legítima preocupación paternal a su personaje luciendo un eterno ceño fruncido y una cara de palo que le confirman, ya desde los primeros compases, como un claro error de casting; a su alrededor, un reparto de circunstancias en el que Susan Sarandon ─que últimamente se apunta a todo─, Barry Pepper, Benjamin Bratt y televisivos como Jon Bernthal y Melina Kanakaredes conviven y se revuelven en un mar de trampas, mentiras, dobles intenciones, mulas y arpías para decirnos que la droga es muy mala, sí, pero que hay cosas peores y no hay que aplicar un solo rasero. ¿Oyes, Gran Hermano? ¿Oyes?

Calificación: 4/10

Imágenes de “El mensajero”, película distribuida en España por eOne Films Spain © 2013 Summit Entertainment, Exclusive Media Group, Participant Media, Imagenation Abu Dhabi y Front Street Productions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading

Busca tu película

Subir