“El origen de los Guardianes”: La era dorada de la negrura

Escrito por el 22.11.12 a las 19:27

Fábula a medias tenebrista y colorista que apela a la búsqueda de ilusiones en tiempos oscuros, y a la confianza en creencias personales frente al cinismo generalizado. Animación a ratos acartonada que alcanza cotas de siniestra belleza.

Sería facilísimo trasladar “El origen de los Guardianes” (ver tráiler y escenas) a una lectura contemporánea escindida de su público potencial. Todo adulto despojado, en mayor o menor medida, de sus ilusiones por culpa de circunstancias económicas se sentiría identificado con un mundo siempre gris y nevado, en el que los unicornios de oro se han convertido en jamelgos esqueléticos de una pesadilla goyesca. No es probable que sus responsables pretendan semejante rizo, aunque resulta curioso que el filme posea una vocación de moraleja para los pequeños y, de paso, alivie al acompañante adulto sin ser éste consciente de que la fábula tiene corazón de portada periodística.

El concilio de seres mágicos se convierte, de este modo, en una interesante encrucijada entre una fe ingenua y unas dudas modernas y dolorosas, también entre el desvencijado poder de la tradición y el vigente poderío de los iconos populares. En un mundo que celebra la llegada de un nuevo ídolo infantil como alerta de mercadotecnia, remozar a Jack Frost podría entenderse como el hambre de un sistema consumista al que no le basta con vender los productos asociados a Santa Claus o el Conejo de Pascua. Entonces la película de Peter Ramsey aboga por un imaginario poco amable o condescendiente con bromas poco más que puntuales, aunque eso conlleve que algunos de los momentos más atractivos de la película sean también demasiado siniestros para el target infantil. Sin embargo, en ese eterno enfrentamiento entre lo que es adecuado o no para un espectador niño subyace la lección: colocarse delante de los peores miedos como iniciática terapia en sala oscura, aparte de que no abundan los relatos juveniles acerca del olvido.

El Coco —Jude Law al cargo del primer gran villano de su carrera— no se alimenta exclusivamente de terrores particulares, sino de un desvanecimiento social. Hay asimismo en “El origen de los Guardianes” una triste y velada intrahistoria sobre lo antiguo y lo novedoso, o ese villano en blanco y negro y de carácter plano contrapuesto a los héroes coloristas y dotados de poderes tridimensionales. Si en otro de sus proyectos como productor, “No tengas miedo a la oscuridad” (Troy Nixey, 2010), Guillermo Del Toro introducía la nota negra de un tenebrismo que envenenaba todo un hogareño mundo de fantasía, “El origen de los Guardianes” resulta ser pertinente hermana de aquélla. Sólo que ahora Del Toro parece invitar a lo contrario, de manera que en estos tiempos oscuros la solución quizá sea eso tan Preston Sturges de darse a la risa.

Calificación: 7/10


Imágenes de “El origen de los Guardianes” (Rise of the Guardians), película distribuida en España por Paramount Pictures Spain © 2012 DreamWorks Animation. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - ALEJANDRO - 6:42 - 22.07.13

YA ANSIO LA SEGUNDO PARTE



1

 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Una semana de auténticos gigantes: Polanski, Gilliam, Kubrick y Camarón

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.