Síguenos

«El origen del planeta de los simios»: La humanidad en peligro

Críticas

«El origen del planeta de los simios»: La humanidad en peligro

Una notable muestra de cine comercial que además supone el renacer de una franquicia que ha marcado a varias generaciones de espectadores. A destacar los fantásticos efectos especiales de un filme del que nadie esperaba demasiado.

Desde luego, 20th Century Fox no tenía preparada una artillería muy pesada para este verano. «X-Men: Primera generación» era su apuesta más fuerte y, aunque funcionó bien en la taquilla, sus recaudaciones se quedan lejos de las de producciones presentadas por otros grandes estudios de Hollywood. Luego llegó «Los pingüinos del Sr. Poper», de la que mejor no hablaremos, y ahora nos encontramos con «El origen del planeta de los simios» (ver tráiler). Las perspectivas para esta última no eran nada buenas, sobre todo si tenemos en cuenta que la major ya falló a la hora de sacar adelante títulos relacionados con clásicos incuestionables («Ultimátum a la Tierra»). Además, inicialmente el estreno del filme estaba previsto para julio de 2011, pero, debido a la dura competencia, se creyó oportuno retrasarlo hasta noviembre. Luego se cambió de opinión y se optó por agosto como fecha definitiva.

Ante semejante panorama, no es de extrañar que muchos no sintiéramos excesivo interés por esta precuela de una de las mejores películas de ciencia-ficción de la Historia del Cine: «El planeta de los simios». Por fortuna, en esta ocasión nos hallamos ante una obra muy recomendable, un ejemplo perfecto de cine comercial que sabe cómo entretener al espectador al tiempo que no se mofa de su inteligencia (eso sí, que conste que tampoco se trata de una oda a la complejidad). El ritmo de la narración es casi perfecto, con un sólido arranque en el que entendemos la obsesión de Will Rodman por encontrar un fármaco que cure esa terrible enfermedad llamada Alzheimer y el apego que le coge a César, el chimpancé que se lleva a su casa tras fracasar una prueba que se iba a realizar delante de unos posibles inversores. La relación entre el animal y los humanos que habitan su nuevo hogar está muy bien reflejada en la pantalla, de igual modo que comprendemos la transformación de César tras un incidente en el que éste ataca a uno de los vecinos del protagonista y es separado de sus seres queridos.

Todo ello nos conduce a un sólido clímax que, sin necesidad de apabullantes fuegos de artificio, logra mantener al público pegado a las imágenes de Rupert Wyatt, un director que, por cierto, opta por utilizar una clásica puesta en escena en la que no hay lugar para el barullo. Los efectos especiales son magníficos, sorprendiendo que con un presupuesto de 90 millones de dólares se haya conseguido rodar un largometraje con un acabado técnico tan consistente. Respecto al reparto, James Franco lleva a cabo un buen trabajo, aunque John Lithgow y Andy Serkis son los que en verdad logran emocionarnos con sus interpretaciones (por desgracia, Freida Pinto tiene el papel menos relevante de la función, ya que se nota que su personaje se ha introducido en la trama para incluir una estrella femenina en el elenco). Sin que nadie se lo esperase, la Fox ha conseguido que renazca una franquicia que ha marcado a varias generaciones. Tiene mérito, sobre todo después de que la taquillera «El planeta de los simios» de Tim Burton no contara con secuela alguna por culpa de las malas críticas que recibió en su día (a mi parecer, totalmente injustas).

Calificación: 7/10


Imágenes de «El origen del planeta de los simios», película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2011 Twentieth Century Fox y Chernin Entertainment. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir