“El origen del planeta de los simios”: Ya están aquí…

Escrito por el 08.08.11 a las 12:40

Un asombroso trabajo de efectos especiales acompaña a un buen guión y una buena dirección. “El origen del planeta de los simios” tiene vivacidad en su ritmo narrativo y seriedad en el desarrollo de su trama. Un producto de calidad.

No hay amenaza sobre la humanidad —real o ficticia— que el cine no sea capaz de convertir en “material de trabajo”, premisa argumental para la creación de historias capaces de hacer de nuestros miedos un mecanismo —¿sádico? ¿catártico?— de impulso hacia las salas. Pero convendremos en que hay algunas más cinematográficas que otras; más allá del acierto con que Oliver Stone, en sus dos entregas de “Wall street”, refleje los ataques de los tiburones financieros sobre las economías mundiales —de tan triste actualidad—, el pánico que tales historias despiertan no alcanza punto de comparación con el que podemos vivir ante un batallón de primates a la toma del Golden Gate, como paso inicial para la conquista de todo un planeta. Eso es lo que consigue, gracias a un trabajo de creación visual inconmensurable, un filme como “El origen del planeta de los simios” (ver tráiler y clips).

Porque la película de Rupert Wyatt, concebida como la historia que explica el arranque argumental de la saga de “El planeta de los simios”, tan popular en los setenta —aspecto que, todo hay que decirlo, funciona con una coherencia y precisión de nivel sobresalientes—, es, ante todo, un espectáculo cinematográfico que afirma el imperio, en el ámbito del cine comercial, de unos desarrollos digitales capaces a día de hoy de conseguir un grado de verismo insólito, hasta el punto de que, a la vista del trabajo de efectos especiales, se hace complicado discernir si ese grupo de monos, numeroso, variado y asombrosamente sobrecogedor, es el fruto de una creación de ficción o no estará sacado directamente de un documental de National Geographic.

Más allá de ese punto fuerte de la cinta, hito por el que probablemente, ganará un hueco en los anales, no le faltan otros elementos meritorios vinculados a sus elementos más “analógicos” —guión y dirección, especialmente— que ponen de manifiesto un trabajo cuidado que se mueve en los márgenes del mainstream. La vivacidad en su ritmo narrativo, y su seriedad en el desarrollo de la trama, le confieren hechuras de producto de calidad que, sin llegar a convertirse en un sesudo tratado de reflexión sobre la relación entre la humanidad y su mundo circundante —que ni es, ni pretende ser, aunque algo aporte al respecto—, huyen del infantilismo acusado de la producción hollywoodiense reciente en el terreno de la fantaciencia.

Tampoco faltan méritos en lo que se refiere al trabajo de sus intérpretes, a excepción de algunos secundarios un tanto sobreactuados —Tom FeltonDavid Oyelowo—. Tanto los protagonistas “humanos”, con James Franco a la cabeza —especial mención para John Lithgow, en el papel de padre del protagonista—, bien secundado por Freida Pinto, como los “animales”, con ese Andy Serkis convirtiendo al primate César en un prodigio de expresividad a caballo entre lo simiesco y lo humano, dan la talla sobradamente y no desentonan con las bondades generales del producto.

“El origen del planeta de los simios” dignifica su género, demuestra que, con mucho dinero y muchos recursos tecnológicos, no hay por qué hacer, necesariamente, películas execrables y destinadas a cerebros jibarizados. Y, por último, viene a confirmar que en la meca del cine, cuando se trabaja con criterio y talento, se obtienen grandes resultados. Una película para no olvidar.

Calificación: 7/10


Imágenes de “El origen del planeta de los simios”, película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2011 Twentieth Century Fox, Dune Entertainment y Chernin Entertainment. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



5 - Eduardo - 13:17 - 23.08.11

Estoy de acuerdo en parte con Renata, en parte porque la película funciona muy bien como fábula socio-política, una diatriba contra el sistema económico que busca el beneficio inmediato a toda costa, pisando a quien haga falta, contra el lado oscuro de la naturaleza humana (la soberbia y la prepotencia), contra el conocimiento científico que a veces se desprende de valores morales por considerarlos una cortapisa al conocimiento…, en fin, esa es mi parte del acuerdo. En lo que discrepo es en su (suavizada, todo hay que decirlo) crítica al guión, por considerarlo falto de intensidad, de baja complejidad y forzado. Yo creo que, si estamos de acuerdo en que es una fábula, una fantasía con moraleja, lo de menos es tratar de justificar todos y cada uno de los aspectos de la historia, sin dejar cabos sueltos; pienso que eso sería un error, y que ello sí daría pie a un guión forzado, postizo, artificioso. Me parece que lo de “precuela” de “El planeta de los simios” funciona en parte sólo como excusa para plantear (aunque sólo sea apuntar: exigencias del cine de entretenimiento) debate sobre temas más profundos como los que he citado más arriba. Todo esto, en lugar de hacerse con una película de arte y ensayo, se consigue con un buen producto de entretenimiento, desde mi punto de vista, de ritmo impecable, porque las casi dos horas me pasaron en un plis-plas (¿le falta intensidad?). Vamos, a mí me sorprendió gratamente… Quizá sea mejor ir a ver los estrenos sin tantas expectativas creadas…



4 - Alfonso - 20:39 - 09.08.11

A mi me pareció muy bien como peli de entretenimiento, es inteligente, realista, aunque un pokito superficial. Pero bueno para pasar el rato muy bien en la sala acompañado con algun amigo, familiar, etc es ideal.



3 - Renata - 22:31 - 08.08.11

Yo creo que le faltó mas intensidad, complejidad y sobre todo naturalidad. Pero aceptable igualmente, mas perfección es dificil de lograr y esta peli tiene suficientes méritos para valer por si misma. Ahora,no creo que sea tan verosimil como precuela, para mi es como una posible hipotesis. Otra explicación que se sirve de otro tema y crítica el maltrato ya sea animal, humano, y el uso de animales para investigar en los laboratios, etc. La clásica crítica mas la guerra entre seres vivos y sus horrores absurdeces, irónicas consecuencias, etc.
Son peliculas que hacen critica socio-politica de su respectiva epoca, un reflejo es el cine de la sociedad.



2 - Ana O - 21:33 - 08.08.11

Con imágenes para el recuero, una pelicula bonita.



1 - Ana O - 19:55 - 08.08.11

Muy deacuerdo con esta crítica. Mas o menos es lo que yo pienso y mi nota sería esa, entre un 7 y 7,5.



1

Resident Evil: El capítulo finalManchester frente al marMúltipleLa ciudad de las estrellas: La La Land

Resident Evil: El capítulo final
Manchester frente al mar

LionFiguras ocultasxXx: ReactivatedVivir de noche
Los del túnelContratiempo - película¡Canta! - películaPassengers

Múltiple
La La Land
Lion
Figuras ocultas
Ballerina
xXx: Reactivated
Vivir de noche
Contratiempo
¡Canta!
Los del túnel
Silencio
Solo el fin del mundo
Underworld: Guerras de sangre
¿Tenía que ser él?
Proyecto Lázaro
La autopsia de Jane Doe
La tortuga roja
Passengers
Comanchería
Rogue One: Una historia de Star Wars
Hasta el último hombre
La llegada (Arrival)
Animales nocturnos
Un monstruo viene a verme
Vaiana
 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Resident Evil: El capítulo final | Manchester frente al mar | Múltiple | La La Land | Lion | Figuras ocultas | Vivir de noche

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.