“El principito”: Sueños de papel

Escrito por el 29.09.16 a las 10:08

Cualquier adaptación capaz de trasladar el espíritu de la maravillosa obra maestra de Antoine de Saint-Exupéry merece la oportunidad de ser vista. Esta no es una excepción, en especial por la enorme magia que desprenden sus escenas de animación stop-motion.

Érase una vez una niña de nueve años que comenzaba a dejar atrás su infancia, un principito que necesitaba un amigo y un anciano aviador que les unió a ambos a través de un cielo de nubes de papel…

La alegría y la tristeza, la esencia de la vida, la belleza de lo invisible, el encanto de las pequeñas cosas, el asombro del descubrimiento, el calor de la amistad, lo emocionante y contradictorio del amor, lo frágil y efímero de cuanto realmente importa. A partir de la más hermosa historia jamás contada sobre el niño que todos llevamos dentro, el director Mark Osborne crea una trama de aventuras que logra envolver la sublime novela de Antoine de Saint-Exupéry para hacernos volar con la imaginación a lo largo de esta sencilla pero entrañable producción de animación francesa cuyo acabado técnico puede no estar a la altura de Disney, Pixar, Dreamworks y otras compañías, pero cuyas ideas de fondo resultan aún más educativas e inspiradoras.

El principito

Una casa de gris hormigón, unas calles de gris asfalto, un sinfín de grises obligaciones y la vida entendida como una ciencia exacta que es necesario calcular, encasillar y controlar, porque las personas mayores aman las cifras. Ése es el desolador futuro que le espera a la niña protagonista de esta historia que es la suya pero un poco también la de todos nosotros, es decir, una estresante acumulación de tareas programadas que se repiten una y otra vez para llenar de vacío nuestra existencia, alejándonos así de todo aquello que es importante, pues la rutina significa hacer constantemente algo que no se quiere. Sin embargo, frente a la imposición de ese gris y esclavo destino, emerge a todo color la figura del principito —y su rosa, siempre su rosa— con el propósito de invitarnos a soñar y experimentar la aventura de la vida. La libertad.

«Me pregunto si las estrellas están encendidas a fin de que cada uno pueda encontrar la suya algún día»

Y lo que cuenta consigue calar gracias, sobre todo, a la emotiva y poética presencia de ese principito que convierte en mágico todo lo que toca, haciendo de esta película una recomendable propuesta que inculca en los niños el inconformismo y la rebeldía contra las innumerables reglas que buscan convertirles en piezas de un engranaje que ahoga en la frustración y en la apatía a los autómatas habitantes de una sociedad cada vez más mecanizada. Al fin y al cabo, ellos son la última esperanza de la humanidad, porque los adultos ya estamos perdidos: nos hemos olvidado de jugar. O tal vez no. Quizá aún exista alguna posibilidad para ese niño que llevamos dentro; como volver a recordar que, hace mucho tiempo atrás, nosotros también fuimos aquel pequeño príncipe. Es triste olvidar a un amigo.

La mayor parte del metraje del film, donde conocemos a esa niña que descubre una nueva forma de relacionarse con el mundo gracias a la lectura de “El principito”, está desarrollada con animación CGI y se trata de una nueva historia aparte de la obra de Saint-Exupéry. Su forma de abordarlo es ingeniosa y acertada a partir de ese aviador ya anciano que rememora los días en los que conoció a un pequeño príncipe en el desierto del Sahara. Que en algunos aspectos nos recuerde a “Up” no es casualidad, detrás de su creación se encuentra Lou Romano, uno de los diseñadores de la conocida joya de Pixar. Pero lo más fascinante de todo es ver cómo los dibujos del escritor francés cobran vida: el mayor tesoro que guarda en su interior esta película son las breves pero bellísimas escenas que adaptan literalmente la novela original mediante la técnica de animación stop-motion. La blanca y resplandeciente luz de sus cielos, las doradas y exquisitas texturas de sus figuras de papel y arcilla, la tierna y delicada gracilidad de sus movimientos. Una verdadera obra de arte que hace tangibles la curiosidad de un niño, el amor por una flor y la risa entre las estrellas. Es díficil no emocionarse ante tal derroche de cuidada artesanía con los personajes y las palabras de Saint-Exupéry como protagonistas.

«Lo que embellece al desierto es que esconde un pozo en cualquier parte»

En cuanto a la narrativa del resto del conjunto, es cierto que el guion de Irena Brignull y Bob Persichetti, basado en el argumento del propio Mark Osborne, es lo más flojo de la propuesta en tanto que no escapa demasiado de la dinámica habitual que encontramos en otros productos similares, principalmente debido a la clara vocación internacional y comercial de la cinta (de ahí que los productores franceses de On Animation Studios hayan fichado para este proyecto a numerosos artistas estadounidenses que habitualmente trabajan en grandes producciones). De hecho, el tramo final es un correcalles típico de cualquier película de aventuras al uso, con algún que otro puntual momento de brillantez como el de la liberación de la infinidad de estrellas atrapadas por el avaro hombre de negocios, convertido aquí en el villano de la función. Pero, afortunadamente, para entonces el mensaje de fondo ya ha calado: juega, sueña, vive y, sobre todo, mira con el corazón, porque lo esencial es invisible a los ojos.

La música del renombrado compositor Hans Zimmer habría ayudado más a elevar el vuelo de esta película si su banda sonora “original” no recordara reiteradamente a la de anteriores trabajos suyos. Aun así, “El principito” es una más que digna producción de animación europea y habría merecido mejor suerte en la taquilla a pesar de no venir respaldada por un gran estudio de Hollywood, porque resulta muy recomendable para el público infantil. Y las personas mayores, ya se sabe, siempre necesitamos explicaciones, de modo que nunca está de más darse otra vuelta por el asteroide B 612. Conviene recordar que todos fuimos al principio niños; sí, conviene recordar de dónde venimos y quiénes somos. Quizá así algún día sepamos hacia dónde queremos ir. Buen viaje.

Calificación: 7/10

Imágenes de “El principito”, película distribuida en España por Wanda Visión © 2015 On Animation Studios. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



3 - Demian - 22:00 - 13.04.17

creo que es una película que demuestra la realidad que los adultos afectan en los niños ya que la película se muestran a los adultos en celulares y sin poner atención a los hijos.



2 - Ángel Castillo - 1:46 - 15.03.17

Si te has quedado sólo con eso, querido Jesus David, creo que tienes que volver a leer la crítica. ¡Un abrazo y gracias por comentar!



1 - Jesus David - 2:59 - 19.10.16

El definitivo despertar de la imaginacion de la niña lo llamas un “correcalles”??? Creo que tienes que volver a ver esta pelicula para entender esa parte, querido critico. En especial la parte en la que el poder contemplar una inmensa rosa en cada amanecer nos hace entender como es que se puede ver con el corazon!



1

Resident Evil: El capítulo finalManchester frente al marMúltipleLa ciudad de las estrellas: La La Land

Resident Evil: El capítulo final
Manchester frente al mar

LionFiguras ocultasxXx: ReactivatedVivir de noche
Los del túnelContratiempo - película¡Canta! - películaPassengers

Múltiple
La La Land
Lion
Figuras ocultas
Ballerina
xXx: Reactivated
Vivir de noche
Contratiempo
¡Canta!
Los del túnel
Silencio
Solo el fin del mundo
Underworld: Guerras de sangre
¿Tenía que ser él?
Proyecto Lázaro
La autopsia de Jane Doe
La tortuga roja
Passengers
Comanchería
Rogue One: Una historia de Star Wars
Hasta el último hombre
La llegada (Arrival)
Animales nocturnos
Un monstruo viene a verme
Vaiana
 
Web de cine Más secciones Archivo de películas Facebook          Twitter                          
Actualidad:  Resident Evil: El capítulo final | Manchester frente al mar | Múltiple | La La Land | Lion | Figuras ocultas | Vivir de noche

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.