Síguenos

“El renacido”: Despeinado

Críticas

“El renacido”: Despeinado

Brutal, descarnada, estomagante, visceral, maravillosa en su puesta en escena, una anti-aventura colosal que removerá ánimos y recogerá premios a partes iguales. No es para todos, pero es una enorme pieza cinematográfica, sí señor. Intentad sobrevivir.

El capitán Andrew Henry (Domhall Gleeson) lo tiene complicado para encabezar un grupo de exploradores a la caza de pieles de bisonte y similares en los límites del mundo explorado. Lo tiene complicado porque se mueve en una zona dominada por aborígenes que también andan a la caza de pieles… y cabelleras. Pero bueno, cuenta con la experiencia de Glass (Leonardo DiCaprio). Ya es algo. Tras la genial “Birdman”, Alejandro González Iñarritu confirma -de momento- su abandono del regodeo rebozado en los parámetros de la tristeza abisal como único impulso y presenta “El renacido”, esplendoroso puñetazo en el estómago con todas las papeletas para remover ánimos y recoger premios a partes iguales. Enorme pieza cinematográfica.

El renacido

«Estoy aquí». La película es impecable en lo brutalmente descarnado de su espectro técnico, en su capacidad para elevar la belleza de un cuento en el que el hombre es un lobo para todo lo que se le presenta por delante. Las virguerías que es capaz de hacer Iñarritu con la cámara, la descomunal fotografía de Emmanuel Lubezki, la inflexible banda sonora de Carsten Nicolai y Ryuichi Sakamoto, el tranquilo/radical/negrísimo montaje de Stephen Mirrione, tan claroscuro como el mismo libreto de Iñarritu y Mark L. Smith a partir de la novela de Michael Punke… todo convierte esta anti-aventura en una experiencia estomagante y única, imposible para muchos, fascinante en su visceralidad para otros, irresoluble en sus lecturas y conclusiones para todos. Celebrando la contingencia.

El renacido

Leonardo DiCaprio está enorme, sencillamente. Enorme. Porque sabe desmontar y asimilar un papel que resume en cada mirada, en cada gesto, en cada gruñido, las motivaciones más primitivas capaces de mover al hombre no ya en un contexto, sino en un momento histórico en el que la vida no tiene mucho más que ofrecer que el impulso propio de los más básicos instintos: el Amor y el Odio, potenciados y sepultados por una Naturaleza implacable, llena de amenazas y, con todo, capaz de enmarcar imposibles cotas de esperanza. “El renacido” brilla de pura negrura, arranca sonrisas a jirones, igual que desmenuza nuestro ánimo a medida que avanza. Luce un sol radiante, pero hace frío. Intentad sobrevivir.

Calificación: 9/10

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Subir