Síguenos

«El rey de la montaña». Spanish gothic

Críticas

«El rey de la montaña». Spanish gothic

Una de las grandes virtudes del fantástico es su elástica capacidad para crear sin una excesiva necesidad de medios. El género puede, como ningún otro, producir títulos de manera continuada sabedor de la extraordinaria fidelidad del aficionado, y no menos consciente de que, en muchísimas ocasiones, sus defectos no son tenidos en cuenta por un palco ávido de emociones, carcajadas o los más dispares sentimientos y sensaciones. La evolución de los medios técnicos supone una gigantesca ventaja, por otra parte, a la hora de apoyar la labor de los talentos implicados en cada nueva propuesta. Este es uno de esos casos.

el-rey-de-la-montana1.jpg

Quim (Leonardo Sbaraglia) está atravesando un mal momento personal, tras una ruptura sentimental muy dolorosa. Durante un viaje conoce a Bea (María Valverde), una buscavidas que le roba la cartera durante un encuentro fortuito. Cuando se lanza a la búsqueda de la muchacha, se interna en un bosque sin fin en el que la pareja será acosada por una misteriosa figura empeñada en exterminarles sin motivo  aparente. «El rey de la montaña» tiene la gran virtud de saber aprovechar los recursos de que dispone sin grandes alardes ni artificios: un reparto ajustado, un entorno sencillamente demoledor y un trabajo de fotografía soberbio, gélido y absorbente. Sin embargo, el nuevo trabajo del realizador Gonzalo López-Gallego fracasa a la hora de trasladar al palco el desasosiego necesario como para mantener su atención durante todo el metraje; el uso y abuso de la cámara en mano y de los planos cerradísimos cansa primero y agota después por lo inexpresivo y falto de emoción del resultado final, principalmente por la inexistente química entre un flojísimo e inverosímil Sbaraglia y una María Valverde que sin grandes esfuerzos aparece más honesta, natural y creíble que su compañero.

el-rey-de-la-montana2.jpg

El batiburrillo de referentes de los que bebe el guión se muestra deudor de grandes clásicos, desde la seminal “El malvado Zaroff” ─posiblemente, la película más versionada de la historia─ a martillazos del survival horror como “Deliverance”, sin renunciar a la subjetiva visceralidad de los videojuegos en primera persona, entroncando así con una platea que se verá identificada tanto en gustos y aficiones como en las terribles verdades que acontecen en nuestra sociedad. Con una narración dividida claramente en tres actos descompensados entre sí, los giros de la acción sorprenden a ratos, aunque todo deriva en un montante inevitablemente deslavazado que no acaba de cuajar en ningún momento ─especial y definitivamente cuando la identidad del cazador es desvelada─ y no funciona como crítica veraz y fidedigna de la trivialización de la violencia en el mundo actual. Con todo, una muestra de la constante, creciente y progresiva evolución de la industria nacional, perfecta para una sesión doble con la más divertida y falta de pretensiones “Bosque de sombras”, pero que no puede sino quedar sepultada por el recuerdo constante de sus evidentes influencias en lo argumental y en lo cinematográfico. El spanish gothic se despereza…

Calificación: 5/10.

  • Más críticas de José Arce
  • Más información sobre «El rey de la montaña»
  • Ver fotos de la película (18)
  • Rueda de prensa en Madrid
  • Gonzalo López-Gallego debutará en inglés con «Solo»
  • María Valverde en «Cracks» a las órdenes de Jordan Scott
  • En las imágenes: Fotogramas de «El rey de la montaña» © 2007 Goodfellas, Decontrabando y Telecinco Cinema. Distribuida en España por Buena Vista International Spain. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Subir