Síguenos

“El topo”: De la nostalgia y la guerra

Críticas

“El topo”: De la nostalgia y la guerra

En “El topo”, Tomas Alfredson adapta a John le Carré sin sentimentalismos y con la sombra de la nostalgia de un tiempo en guerra que planea sobre unos personajes agotados. Una adaptación con excelentes actores y una impecable factura.

En un pasaje clave de “El topo” (ver tráiler y escenas), George Smiley (Gary Oldman) visita a su ex compañera del Circus, Connie Sachs (Kathy Burke), en busca de la pista que confirmará la existencia de un topo en lo más alto de la inteligencia británica. La escena, que John le Carré escribía en su novela minuciosamente y desde la perspectiva traumática de una mujer ahogada en sus recuerdos, la adaptaba John Irvin en su mini-serie para la BBC con intachable fidelidad y respeto por el detalle sentimental. Más de tres décadas después, el director Tomas Alfredson aborda la actualización del fragmento con una acotación fundamental para entender su estilizada —y en cualquier caso, excelente— adaptación sobre el texto de Le Carré: Alfredson elimina todo sentimentalismo de la ecuación e incluye, al fondo del plano, a dos jóvenes besándose con pasión encendida cuya presencia incomoda a Smiley y Sachs y proyecta la sombra de los viejos tiempos, las pasiones enterradas en su pasado en el Circus; poco después, Sachs reflota esa nostalgia mencionando aquel pasado al que Smiley replica, secamente, señalando que eran aquéllos tiempos de guerra.

La esencia de la adaptación de Alfredson está ahí, en el núcleo de un mundo y unos personajes encerrados en la nostalgia de una guerra que les daba sentido como soldados, en la que cabía toda la honorabilidad en las artes del engaño y la traición era un mal asumible y no tanto un deporte deshonroso. Hay en todos ellos una conexión íntima —y melancólica— con ese pasado que el realizador de “Déjame entrar” (2008) ubica en una de las fiestas del Circus de antaño, un lugar común de celebración que transcurre en la memoria y en el que los afectos, los roces y las decepciones incubaban el germen de un futuro de desahucios y emociones agotadas. Con Irvin, George Smiley era un hombre resignado a esa realidad pero todavía feliz con su sagacidad como motor de reajuste de esta. Con Alfredson, Smiley es un ex-espía de dejes crueles y nihilistas, un tipo de silencios escalofriantes y al que el dolor —sólo visible de forma explícita en uno de los flashbacks que vuelven a aquella fiesta— ha convertido en un escrutador temible, capaz de desarmar y de situarse por encima de las debilidades y erosiones de ese presente en el que se revuelve incómodo.

“El topo” hace una relectura de Le Carré como extensión de ese universo doloroso y caduco, en el que no caben los sentimientos pero sí la muerte de estos —el plano que sintetiza la ruptura sentimental de Peter Guillam (Benedict Cumberbatch)—. Es, además, ese escenario, un ejercicio de estilismo que nunca se despega de la fidelidad narrativa hacia la obra original, pero que reconstruye de forma exquisita una Guerra Fría de claroscuros y grano que se reinventa cada vez que la música de Alberto Iglesias suena en las calles de Budapest, Estambul, o en las compartimentadas entrañas del Circus —magnífica la revisión de ese imaginario interior en el diseño de producción de Maria Djurkovic—. La confluencia de ambas constantes da como resultado una mirada siempre problemática pero plenamente coherente, una película cuya personalidad se encuentra en algún lugar entre la reposada, apasionante narrativa del thriller europeo de espías a la antigua usanza, y el tapizado arthouse que culmina en un clímax de inesperadas connotaciones épicas: un Julio Iglesias francófilo versiona a Charles Trenet e ilustra una victoria final de aires obsoletos, la única posible para un mundo de emociones abocadas al desastre, y cuya nostalgia pervive a través del recuerdo de un pasado en guerra.

Calificación: 8/10


En las imágenes: Fotogramas de “El topo”, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2011 Working Title Films, Studio Canal, Karla Films, Paradis Films y Kinowelt Filmproduktion. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Guía de películas

Subir