Síguenos

«El último desafío»: Acción exportada

Críticas

«El último desafío»: Acción exportada

El coreano Kim Jee-woon firma un entretenido vehículo de acción al servicio de su retornada estrella, Arnold Schwarzenegger. «El último desafío» es divertida, espectacular y tiene placeres a los que cuesta resistirse, pero se olvida rápido.

En la pasada década, el cine de Corea del Sur se confirmó como una de las cinematografías asiáticas con mejor salud, un ejemplo a seguir que se cimentaba sobre un sentido de industria conciliado con la personalidad de sus cineastas. Entre la nueva hornada que venía a consolidar un mainstream, Kim Jee-woon ocupaba un lugar destacado como gran domador de géneros y temas compartidos con compatriotas como Park Chan-wook: del desasosegante k-horror de «2 hermanas»  (2003) a la épica amoral de la venganza en «I saw the devil» (2010), pasando por anfetamínico western manchuriano de «El bueno, el malo y el raro» (2008), Jee-woon se demostraba como un cineasta con enorme intuición para el ritmo y sin miedo a un discurso llamado a violentar la comodidad del espectador.

Arnold Schwarzenegger y Rodrigo Santoro en El último desafío

«El último desafío» (ver tráiler) demuestra algo que ya sabíamos: las aptitudes del director para un cine de acción tocado de comedia y de narrativa magnética, comprometida con el espectáculo in crescendo. Pero también que, en su salto al cine norteamericano, el modelo exportado debe dejar en la Península de Corea el discurso traumático («I saw the devil») para adaptarse como vehículo de lucimiento de Arnold Schwarzenegger en su regreso a los platós. Poco que objetar, al menos desde un punto de vista puramente lúdico: Jee-woon cabalga de lo más divertido entre el western fronterizo —el final, entre los campos de maíz y el último puente— y la ficción bélica —el desproporcionado enfrentamiento de fuerzas entre uno y otro bando—, adereza su película de chistes sobre la edad de su protagonista y localismos varios, y no duda en tirar con desvergüenza de los estereotipos de género para ponerlos al servicio de la parodia ligera.

Eduardo Noriega en El último desafío

Sin apenas asuntos dramáticos sobre los que apoyarse, «El último desafío» ofrece en esencia un disfrute sin mucho a lo que aspirar ni tampoco mucho de lo que privarse. Su conformismo y su locura semi-contenida llevan directo a una resaca agradable y de corta caducidad en el espectador, pero su gusto por la punch-line facilona o el hecho de reciclar al Johnny Knoxville de «Jackass» como ese heroico tarado que hace torcer el morro al sheriff, ya deberían ser placeres suficientes para no resistirse a su visionado.

Calificación: 6/10

El último desafío (The last stand) imagen 1 El último desafío (The last stand) imagen 2 El último desafío (The last stand) imagen 3 El último desafío (The last stand) imagen 4 El último desafío (The last stand) imagen 5 El último desafío (The last stand) imagen 6 El último desafío (The last stand) imagen 7
El último desafío (The last stand) imagen 8 El último desafío (The last stand) imagen 9 El último desafío (The last stand) imagen 10 El último desafío (The last stand) imagen 11 El último desafío (The last stand) imagen 12 El último desafío (The last stand) imagen 13 El último desafío (The last stand) imagen 14

Imágenes de “El último desafío” (The last stand), película distribuida en España por DeAPlaneta © 2013 Di Bonaventura Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir