Síguenos

«En la boda de mi hermana (When in Rome)»: Empalago nupcial

Críticas

«En la boda de mi hermana (When in Rome)»: Empalago nupcial

FichaCartelFotosSinopsisTráilerNoticias
PreviaCríticasComentarios

Estamos ante una comedia romántica barata, baratísima que nunca se preocupa por dotar de alguna consistencia a sus situaciones, con soluciones de una incoherencia desconcertante y repleta de cargantes tópicos de la italianidad.

No está de más reconocerle a «En la boda de mi hermana (When in Rome)» su original (aunque decididamente bobo) planteamiento. No aquel que presenta, otra vez, a la atractiva, inteligente y afanada mujer de negocios que, sin embargo, no ha encontrado todavía al hombre que desplace su trabajo del número uno de su lista de prioridades. Sino el que la sitúa en una huida desesperada de pegajosos Romeos después de haber tomado varias monedas de una fuente del amor romana y llevarse, con ellas, los deseos de enamoramiento de sus respectivos propietarios.

Pero más allá de la premisa, no hay esquema prefijado ni fórmula desgastada del género que Mark Steven Johnson no incorpore a esta comedia romántica a caballo entre la eterna Roma de postal y la Nueva York cosmopolita. «En la boda de mi hermana» hace gala, en su corto pero interminable metraje, de una pueril recurrencia al tema de la magia (metafórico rayo mediante) como ingrediente principal de un cuento de hadas más increíble en sus meandros y soluciones que en su disparatado punto de partida. En otras palabras, estamos ante una romcom barata, baratísima que nunca se preocupa por dotar de alguna consistencia a sus situaciones, una a la que se le ven (y mucho) las vergüenzas en pasajes de una incoherencia desconcertante (la segunda ficha y la segunda boda en Roma) y cuyos personajes, alarmantemente huecos, se hallan a la merced del paupérrimo libreto.

Johnson ofrece esta suma de tópicos cargantes de la italianidad, pretendientes verbeneros, secundarios trash (ese cura imposible) y escenarios imposibles (la escena en el restaurante a oscuras es de vergüenza ajena) como vehículo para el lucimiento de su protagonista Kristen Bell, tan lejos de la deliciosa Sarah Marshall de «Paso de ti» (Nicholas Stoller, 2008) como cerca de emular a Sandra Bullock o Julia Roberts en una búsqueda de estatus como nueva dama del género. Más probable resulta Josh Duhamel como arquetípico encantador y enamorado atormentado (nunca mejor dicho), y sin embargo insuficiente para alcanzar dosis razonables de química con Bell. Y es que, en realidad, este subproducto y alegato casamentero ni siquiera capaz de asumir formas preestablecidas con cierta decencia, sólo está próximo a confirmar a su realizador como temible y de malgastar tristemente la veteranía de unos secundarios, olvidables Anjelica Huston y Danny DeVito de paso. De eso y de un empalago del que sólo libra su (de agradecer) rápido empacado.

Calificación: 3/10

En las imágenes: Fotogramas de «En la boda de mi hermana (When in Rome)» – Copyright © 2009 Touchstone Pictures y Gary Foster Productions. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir