“En la casa”: La inteligencia emocional

Escrito por el 12.11.12 a las 18:37

“En la casa” es un ejemplo modélico de escritura de guion y de estructura narrativa. Buen ritmo, continuados giros dramáticos y actores correctos para esta adaptación de la obra teatral “El chico de la última fila”, de Juan Mayorga.

En una clase de lengua coinciden un maestro y un discípulo que aspiran a encontrar en la ficción aquello que la vida no les ha dado. Germain es profesor y vive amargado desde que saboreó el fracaso como escritor para terminar encerrándose en un aula con alumnos desmotivados. Claude es un adolescente privado del afecto de una madre que le abandonó y que añora el hogar de los “chicos normales”. En su soledad y necesidad, con la lucidez de la palabra y una fructífera imaginación, ambos se enganchan en una novela por entregas que bebe de la vida y que transforman a conveniencia hasta confundir realidad y ficción. Uno no puede dejar de escribir ni el otro de leer lo que la ley del deseo impone, porque la escritura se ha convertido en cauce de reparación existencial que venga a paliar las heridas de su alma, y mientras que el profesor parece recuperar su fe en la literatura y en su capacidad creativa, el alumno trata de meterse en la casa de su amigo Rapha y ganarse el afecto de su madre.

La escritura de la novela avanza con palabras e imágenes de la mano de François Ozon, y el espectador de “En la casa” (ver tráiler y escenas) entiende que los límites entre la realidad y la ficción, entre lo vivido y lo deseado son muy tenues y confusos, hasta el punto de llegar a no discernir dónde empieza uno y termina otro, dónde inspira uno y destruye otro. Estamos, por otra parte, ante un ejemplo modélico de escritura de guion, de estructura narrativa, tanto la que construyen Germain y Claude en un mano a mano como la que Ozon levanta a partir de la obra de teatro “El chico de la última fila” de Juan Mayorga. Buen ritmo y continuados giros dramáticos que dinamizan la vida real y la imaginada hasta atrapar al espectador y llevarle a un final que no lo es, porque siempre hay nuevas casas en las que entrar, nuevas vidas que explorar. El director no pierde el tiempo con elementos que distraigan al espectador y evita profundizar en el sistema educativo, en la banalidad del arte contemporáneo o en la problemática social de las clases medias, si bien sí deja apuntes críticos y mordaces sobre cada uno de ellos, sin llegar a caer en lo pretencioso ni en el exceso.

Si precisos son el guion y el montaje, no menos mérito tiene el dibujo de personajes y su encarnación por los actores. Fabrice Luchini transmite frustración y desconcierto en Germain sin abusar de lo gestual, y Ernst Umhauer cede a Claude un rostro inexpresivo y perturbador que, unido a un sentimiento de orfandad emocional, fascina e inquieta a la vez. Incluso los secundarios están bien dibujados e interpretados, y Denis Ménochet da el pego como padre de ideas simples y corto de miras, mientras que Emmanuelle Seigner combina frialdad y sensualidad a partes iguales. Aunque ver a Kristin Scott Thomas es siempre un placer y se disfruta durante buena parte de la cinta mientras su personaje Jeanne intenta llenar su vacío con esa curiosa exposición o alimenta su curiosidad con las redacciones de Claude, cuesta creer su reacción final porque el espectador no ha sido preparado para ese desenlace. También la puesta en escena juega hábilmente con esos primeros acercamientos entre profesor-alumno y alumno-madre, creando un suspense y una sutil sospecha de las intenciones de cada uno.

Sin duda, el deseo se nos presenta como el motor de los personajes y el catalizador de una historia de satisfacción emocional que ha tenido un pasado sangrante, en forma de orfandad, fracaso vocacional o rutina matrimonial. Las salidas a cada coyuntura son tan variadas y imprevisibles como la capacidad creativa sea capaz de plasmar sobre un papel y la imaginación de llevar a la escena. Hemos asistido a un acto de presencia continuada —Claude es el voyeur por excelencia, a veces fantasma intervencionista para sus personajes de ficción— y de representación de la realidad, y al final no sabemos qué es más verosímil, si la primera versión o la segunda de cada entrega, si la vida o su recreación. En cualquier caso, lo seguro es que hemos convivido con unos personajes complementarios y necesitados de una educación sentimental, de una inteligencia emocional que buscan en la vida o en la literatura, porque su deseo no distinguen ya.

Calificación: 8/10


Imágenes de “En la casa”, película distribuida en España por Golem © 2012 Mandarin Films, France 2 Cinéma, FOZ y Mars Films. Distribuida en España por Golem. Todos los derechos reservados.



Sorry, the comment form is closed at this time.



4 - Lannoy - 4:51 - 21.08.13

Que los detractores de la película de Ozon opinen lo que se les antoje, para mí esta excelente versión de F. Ozon ha dictado cátedra respecto de la innegable simbiosis entre cine y narrativa. Lo que aquí alcanza estatura cimera, en otros directores han sido sólo intentos malogrados. Quienes le otorgaron los galardones en los festivales donde ha sido presentada, supieron apreciar la agudeza artística de sus creadores. De mi parte, sólo elogios. La recomiendo donde puedo.



3 - luis - 20:16 - 24.11.12

Evidentemente alwyn, no querrás que ponga la opinión de otros? No? Para decir que la película es una maravilla, están los críticos, estas tu y seguramente cientos de otras personas, para mi la película es pura filfa y F. Ozon debe ser un gran director, por que para convencer a la gente que es un gran director hace falta ser un genio.
En cuanto a mi versatilidad con las consolas vamos a dejarlo para mi privacidad, si se quiere contradecir los gustos de cine de alguien no hace falta descalificarlo personalmente, eso, por el contrario, solo hace que descalificar a quien no es capaz de argumentar nada a cerca de un tema.

Saludos.



2 - alwyn monroe - 20:43 - 22.11.12

Luis, deberias ir mas a menudo al cine y dejar los jueguecitos de consolas, ya que estás declarando que esta pelicula es un “rollo” ¿Será para ti?



1 - luis - 21:19 - 13.11.12

La película es un autentico rollazo de cabo a rabo. Es como si hubiesen puesto un libro en imágenes, con una constante voz en off contando todo lo que pasa, jugando con el morbo, jugando con el espectador…luego se ponen románticos y con todos y cada uno de los giros de la historia,la película se va haciendo peor. Cuando llegué a media peli ya me quería salir, se hace larga, larga, larga, al final ya te importa un bledo lo que le pasara a los personajes y al proceso de creación y empiezas a pensar en la cena.
No vayan a verla, se aburrirán como ostras, si el proceso de creación es así, mas vale que se dediquen a otra cosa.

Saludos.



 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Agencia de comunicación y marketing de cine - Valencia

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.