Síguenos

«Entre nosotros»: Perdidos en el amor

Críticas

«Entre nosotros»: Perdidos en el amor

FichaCartelFotosSinopsisTráilerCríticasComentarios

Una película llena de silencios y mentiras, dudas y miedos, con unas almas confusas. «Entre nosotros» despliega la complejidad de las relaciones de pareja a través de personajes salidos del cine de autor de los sesenta o setenta.

Una joven pareja pasa sus vacaciones en Cerdeña, en busca de unos días de soledad y aislamiento de su entorno habitual. Chris trabaja en un proyecto arquitectónico en la isla a la vez que se plantea su amor por Gitti, mientras ella teme perderlo y trata de escrutar los verdaderos sentimientos de su novio. Silencios y mentiras, dudas y miedos, unas almas confusas y miradas a veces cargadas de odio. En las menudencias de la vida cotidiana se despliega toda la complejidad de las relaciones de pareja, con personajes salidos del cine de autor de los años sesenta o setenta, siempre lastrados de un existencialismo que se pregunta por la propia identidad y que traslada al mundo de la convivencia la personal inquietud interior.

Algo hay de Ingmar Bergman («Secretos de un matrimonio»), y mucho de Roberto Rossellini (“Te querré siempre”) o de Michelangelo Antonioni (“La aventura”) en la película de Maren Ade, que se adentra en las insatisfacciones y fragilidad del amor, entre la independencia de la falta de compromiso y la estabilidad de quien se acoge al ámbito familiar. «Entre nosotros» pone a prueba la esencia del amor y se plantea la necesidad de aceptarse como uno es, lo mismo que contempla la paternidad como una manera de salir de uno mismo y de «no perderse en la montaña». Pero lo hace sin afirmarse en un mensaje ni señalando al espectador la dirección que debe tomar, con todos los matices y ambigüedades que entraña cualquier relación sentimental: entre Chris y Gitti hay amor y odio, tiranteces y pulsos de afirmación personal, duras palabras que se dicen y otras que no se encuentran cuando conviene. La complejidad de sus sentimientos hace que la historia pueda derivar hacia cualquier derrotero y que nunca se cierre, pues queda a merced de la condescendencia de Chris y de la imprevisible Gitti: son caracteres de difícil conciliación, a pesar de que sus miradas puedan cruzarse… como dice la canción en una escena en que se vislumbra cierta sintonía.

El ambiente generado por la fotografía es tan frío como el alma de sus protagonistas, y el ritmo narrativo tan anodino como sus vidas. Todo es banal y vacío en unas existencias llenas de reproches y cuya confianza es continuamente puesta a prueba, en las que las muestras de cariño llegan desde el desconocimiento y la incomprensión de unos personajes frágiles, inseguros e infantiles, que miran a su alrededor buscando espejos de parejas en los que contemplarse. Sin embargo, no se les juzga a pesar de sus manifiestas imperfecciones y de su continuo fingimiento, y resulta evidente el gran talento interpretativo de los dos protagonistas, Lars Eidinger y Birgit Minichmayr —premiada con el Oso de Plata en Berlín—, sobre los que descansa la credibilidad de una historia de encuentros y desencuentros afectivos.

A algunos les resultará aburrida por su ritmo parsimonioso y su discurso psicologista, más preocupado del dibujo de personajes que de la narración de unos acontecimientos mínimos, pero estamos ante una película que entronca con la tradición europea del cine de autor y con su preocupación por los conflictos de la pareja. Nada convencional ni fácil de ver, su final abierto nos reafirma en la convicción de una duración excesiva e innecesaria, pues se podría haber dicho lo mismo con menos. La película se llevó el Gran Premio del Jurado en Berlín.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «Entre nosotros» – Copyright © 2009 Komplizen Film. Distribuida en España por Karma Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir