Síguenos

«Escuadrón Suicida»: Una película de Will Smith

Críticas

«Escuadrón Suicida»: Una película de Will Smith

Warner sigue sin encontrar el tono con este giro hacia una comicidad psicótica que ni es tan chula como cree ni presenta asomos de trangresión por casi ningún resquicio de su soso, aburrido desarrollo. Caja hará, pero tal acumulación de desatinos es ya peligrosa.

El mundo ya conoce la existencia del superhombre. Y el superhombre es bueno, pero… podría no serlo, así que hace falta un equipo capaz de hacer frente a peligros de tan colosal tamaño; Amanda Waller (Viola Davis) está conformando esa Fuerza de Asalto Especial. Especial, X. Warner sigue intentando encontrar el tono para reconciliarse con su público -principalmente en términos de satisfacción artística, no de caja- con «Escuadrón Suicida», propuesta que llega con nuevas aspiraciones tonales tras el descalabro -nuevamente artístico, no de caja- de la megaflipada «Batman V Superman», que aún resuena y patea nuestra cabeza desde los ecos de su épico sopor. Pues la major vuelve a patinar, y esto ya es peligroso. Es increíble el (no pretendido) daño estructural que ha hecho Christopher Nolan con su fantástica trilogía gothamita, elevando y aplastando a la vez el avance del ramal superheroico de la distribuidora.

Escuadrón Suicida

«¿Qué?». Y es peligroso, desde luego, porque lo que se prometía -desde la semidesesperación industrial- como un giro hacia un humor demencial, adulto, violento e iconoclasta, sencillamente… no lo es. Con el irregular especialista en putrideces urbanas David Ayer a la dirección y al guion, la película está lejos de ser rompedora, macarra y transgresora; de hecho, y esto es otro problema de eso que se denomina Universo Cinematográfico DC, está muy, muy lejos de ser todo lo molona que cree que es desde su (¿forzosamente?) snyderizado espectro técnico, lleno de ralentizaciones y retorcimientos visuales que no funcionan muy bien porque «Escuadrón Suicida» es confusa pese a su sencillez, sosa y desgraciadamente torpe en su no-narrativa, no-lecturas y no-conclusiones.

Escuadrón Suicida

Puede que este semimostrenco mainstream sólo busque una neutralidad esencial capaz de captar y/o enganchar más allá de su público natural, que debería ser casi todo el palco global. Casi. Pero se pierde en su desdibuje general, que afecta a un reparto en el que pocos importan ante el gran reclamo de la función: Will Smith, papi-papito capaz de aguar él solo el espíritu de la propuesta y que se erige obligadamente en protagonista principal de este circo de estridentes colorines bombardeando las líneas morales y el cachondeo general de lo que pudo ser y no fue. Margot Robbie -la mujer de la ropa menguante- y Jared Leto funcionan bien -su amor psicótico avanzará independientemente en gran pantalla, seguro-, y el resto hace lo que puede repartiéndose los pedazos que quedan. Ya pueden atinar con la Liga

Calificación: 4/10

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir