Síguenos

«Evelyn»: Carne al peso

Críticas

«Evelyn»: Carne al peso

Isabel de Ocampo nos propone una inmersión en el terrible submundo del mercadeo de mujeres en España. Una propuesta necesaria ante la permisividad de tan terrible realidad en nuestro país, pero fallida en términos generales.

Evelyn (Cindy Díaz) es muy joven, pero trabaja duro para ayudar a su familia en un pueblecito de Perú, sin hombres en casa. De repente surge la oportunidad de viajar a España y emplearse en una cafetería. Puede ganar mucha plata… Nuestro país tiene una percepción de la prostitución, legal o no, diferente a la del resto del Viejo Continente. Más permisiva, más de mirar para otro lado, dígase como se quiera, pero fuera de nuestras fronteras se nos considera, en cierto modo, el prostíbulo de Europa. Así que propuestas como “Evelyn” (ver tráiler y escenas), concienciado salto a la dirección de largometrajes de Isabel de Ocampo, pueden aportar mucho al público a la hora de abrir los ojos a una realidad terrible, palpable y cotidiana. Aún cuando sea un trabajo fallido.

«Cada uno hace lo que puede». Y es fallido casi más de forma que de fondo, la verdad. Ya desde el prólogo, en el que unas manos anónimas amasan harina y la moldean golpeándola con un rodillo de madera, queda claro que el uso de sencillos simbolismos va a ser uno de los recursos fundamentales de la realizadora; y no es mala herramienta, pero el problema es que, según avanza la trama y la destrucción física y psicológica de la protagonista se convierte en el eje central de la historia, la cineasta desbarra a la hora de invitar al espectador a un viaje casi alucinógeno al interior de su mente degradada. Un montaje erróneo en su brusquedad, el uso de sonidos, desenfoques, la rotura de la barrera sueño-realidad… como si quisiese jugar a la brutalidad sugestiva de cierto indie americano, pero sin tener la habilidad visual y narrativa para hacer atractivo y atrapante el envoltorio de su tesis.

Con todo, no faltan aciertos regalados por la estimable base del guion, firmado por De Ocampo en colaboración con Juan Manuel Romero: los apuntes a la corrupción institucional, la inclusión de choques culturales ─principalmente a raíz la entrada en escena de Sari Bibang, a pesar de terminar siendo un elemento muy reiterativo─ o la ambigüedad ética con la que se trata el personaje del dueño del burdel y esclavista (Adolfo Fernández). Pero en general “Evelyn” no toca, no inquieta, no turba como debiera por su mismo espíritu, y resulta un tanto artificial ─que no artificiosa─ y plastificada, sin que el reparto, encabezado por una irregular Cindy Díaz y un Fernández que no puede evitar caer incluso en lo autoparódico, sea capaz de hacer mucho al respecto.

Calificación: 4/10

Imágenes de “Evelyn” © 2011 La Voz Que Yo Amo y Colomo Producciones. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir