Síguenos

«Expediente 39»: Cosas de casa

Críticas

«Expediente 39»: Cosas de casa

La pequeña Jodelle Ferland centra la atención del espectador en un thriller de corte sobrenatural que gira en torno a la consabida fórmula del niño adorable que oculta un secreto terrible. Entretenido, correcto, un sereno pasatiempo.

Emily Jenkins (Renée Zellweger) es una trabajadora de los servicios sociales. Un trabajo duro que le absorbe completamente, hasta el punto de carecer de vida social más allá de su oficina y los flirteos con uno de sus compañeros, Doug (Bradley Cooper). Pero un nuevo caso se le presenta y lo cambia todo para siempre al conocer a la pequeña Lilith (Jodelle Ferland), una niña de diez años maltratada por sus padres. El realizador germano Christian Alvart salta al mercado yanqui con “Expediente 39”, propuesta que no lo tiene fácil a la hora de jugar sus bazas de thriller terrorífico y sobrenatural por la sencilla razón de que la previsibilidad es un factor demasiado potente que juega en su contra desde el mismo inicio de la trama. Sin embargo, hay que reconocerle el mérito de intentar arriesgar a la hora de plantear la historia firmada por Ray Wright tratando de invertir ciertos elementos inevitablemente presupuestos de antemano por el espectador.

expediente-39-jose-1.jpg

Así pues, la obviedad es la nota predominante, es cierto, pero el cineasta es consciente de esa incuestionable realidad y la acepta sin prejuicios ni dobles juegos de intenciones, sosteniendo la narración sobre la inquietud que consigue transmitir prácticamente cada minuto del metraje recurriendo a efectismos pero sin excesivas truculencias. La terrible cotidianeidad a la que se enfrenta el personaje principal en su oficina le imposibilita ─legal y emocionalmente─ para tratar de cambiar la situación de alguno de los menores a los que trata de ayudar mediante la adopción y el tutelaje; es, también, un arma defensiva contra el dolor, atrapada voluntariamente en su micromundo solitario y ajena a todo. Por eso, la adorable niña de profundos ojos que ruega por un poco de ayuda es una puerta abierta al desastre cuando las cosas se tuercen progresivamente y de manera implacable. Y es en este acompasado crescendo donde la cinta se infla y se desinfla a intervalos a medida que se aproxima a un final que ha de resultar trágico a todas luces, de un modo u otro.

expediente-39-jose-2.jpg

Las pautas se siguen a rajatabla y con fidelidad sin escapar en exceso a los parámetros del subgénero de niños puñetero-demoníacos, de suerte que encontramos secundarios prescindibles ─básicamente el ocupadísimo Bradley Cooper y el gran Ian McShane─, situaciones mil veces vistas y un aluvión referencial que abraza “La profecía”, por supuesto, pero también se empapa de aires orientales y algún que otro tratamiento de recuerdos literarios, todo ello presentado con una acerada puesta en escena y apoyado en una banda sonora prácticamente omnipresente y efectiva, que convierte cada sonido en una amenaza dispuesta a hacer saltar al patio de butacas. Interesante arranque, moderado desarrollo, mediocre resolución. Un divertimento fugaz, tan superfluo como se puede esperar, pero que satisface en su justa medida principalmente gracias a que ostenta maneras superiores a la media, con un elenco central correcto pero dominado de principio a fin por la pequeña y prometedora Jodelle Ferland, cuya delicada belleza infantil invita a la sospecha y subraya el desconsuelo de sus actos.

Calificación:
6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Expediente 39” © 2009 Paramount Pictures, Misher Films y Anonymous Content. Fotos por Kimberley French. Distribuida en España por Paramount Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir