Síguenos

«Expediente 39»: Demonios interiores

Críticas

«Expediente 39»: Demonios interiores

«Expediente 39» no aporta nada al género y pronto se olvida, pero no decepcionará a los amantes del terror psicológico, quienes pasarán un rato entretenido con ella. Gran trabajo de la niña Jodelle Ferland.

No sólo Lars von Trier ha decidido bajar a los infiernos para mostrarnos el mal en estado puro. También el alemán Christian Alvart se esfuerza por meternos al demonio en el cuerpo con «Expediente 39», un thriller de terror psicológico que transita por los territorios del cine de género y que pulsa todas las teclas necesarias para provocar el sobresalto, el suspense y la tensión suficientes en un espectador encadenado a su butaca. Sin gran originalidad ni alardes, pero con una ambigüedad que permite la diversidad de explicaciones al fenómeno paranormal, sin salirse del manual pero con buen pulso narrativo, con golpes de efecto que buscan el susto fácil pero logran un clima de inquietud y congoja, estamos ante una cinta hecha para sentir miedo y pensar en lo que puede provocarlo. Si bien le falta algo de alma y espíritu, ofrece una distracción que no llega a emocionar en exceso, pero que permite cuestionar las apariencias aunque, por momentos, derive hacia lo morboso.

Ampliar imagen

Poco debe contarse de una película como esta sin correr el riesgo de destripársela al sufrido espectador, pero digamos que su visión admite tanto la interpretación de la posesión diabólica como la que apunta a los infiernos interiores de cada uno, nutridos de los temores infantiles que dejaron huella. Y esa es una de sus virtudes, pues responde a la primera lectura con esos gritos desesperados que explotan con el «¡déjame entrar!» o «¡sal de mi casa!», pero también mira a ese subconsciente traumatizado por accidentes y fobias no superados. Una perspectiva religiosa o psicológica bien tratada, con un cuidado trabajo de sonido y alucinaciones visuales que en alguna ocasión derivan hacia el tópico, pero que nos introducen en las pesadillas de seres atormentados viviendo una realidad alterada y angustiosa: especial fuerza tiene, en este sentido, la escena kafkiana de las avispas, que bien podría haber firmado el mismo Alfred Hitchcock.

Ampliar imagen

Encontramos la típica planificación de picados y contrapicados, cámara subjetiva, maquillajes efectistas y pequeños detalles que dan la justa información para que la imaginación ponga el resto. También la luz fría y expresionista que siembra inquietud y duda en el espectador, y algunos clichés del género fácilmente identificables. Pero junto a todo eso, hay que reseñar el acierto de Alvart al elegir y dirigir al dúo protagonista: Renée Zellweger tiene el perfecto rostro risueño y la mirada bondadosa para el papel de la servicial y temerosa Emily, mientras que la joven Jodelle Ferland hace un gran trabajo al dar a Lillith, con una gran convicción, la inocencia y la doblez necesarias. Entre ellas hay una relación estrecha y que evoluciona con verosimilitud, desde la ternura y la duda hasta la desconfianza y el pánico.

Ampliar imagen

Es cierto que «Expediente 39» no aporta nada al género y que pronto se olvida por su poca alma. Pero también que no decepcionará a los amantes del suspense y del terror psicológico, quienes pasarán un rato entretenido con ella. Hay, por otra parte, una llamada a la protección del menor —¡para los que se arbitran hasta terapias de grupo!— y a las complicadas situaciones familiares que les generan trastornos, al afecto como una necesidad incluso para las almas perversas, y al miedo como principal causa de fragilidad en el individuo. Y en ese universo de realidades inmateriales y de difícil explicación, el filme deja las puertas abiertas a esos demonios trascendentes y también a los interiores, que nos atemorizan sin saberlo.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de «Expediente 39» – Copyright © 2009 Paramount Pictures, Misher Films y Anonymous Content. Fotos por Kimberley French. Distribuida en España por Paramount Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir