Síguenos

«Expediente Warren: El caso Enfield». ¿A quién vas a llamar?

Críticas

«Expediente Warren: El caso Enfield». ¿A quién vas a llamar?

Efectista, sí, pero efectiva, también. James Wan sigue con la medida cogida a su público masivo y nos trae de vuelta al matrimonio cazafantasmas en una secuela/episodio entretenida, bien presentada y sin necesidad de complicaciones.

El caso de Amytiville ha marcado un punto y aparte, posible punto final, para Ed y Lorraine (Patrick Wilson y Vera Farmiga). Demasiado para la cabeza, las emociones, demasiado para la vida en general. Demasiada exposición. Pero en Inglaterra hay una familia que lo está pasando mal por culpa de un espíritu puñetero… Venga, va. James Wan, posiblemente el más reconocido director fantaterrorífico comercial de los últimos tiempos, abre de nuevo los archivos de una de las parejas de cazafantasmas de verdad más reconocidas y reconocibles en todo el mundo con «Expediente Warren: El caso Enfield», digna secuela del éxito de 2013 que le subraya como el mayor defensor palomitero de que la verdad está en esa casa. O en esa. O en esa. Porque si hay algo extraño en tu barrio, o una muñeca se mueve sola, o tu hogar cruje más de la cuenta, o una monja te mira… raro, ¿a quién vas a llamar?

Expediente Warren

«Esta es mi casa». Es indudable que el director le tiene más que cogido el punto no ya sólo al género, sino a su mismo público -que en realidad es todo, gracias a su visión mainstream del asunto-, así que puede permitirse el lujo de proponer al palco un tren de la bruja que se va por encima de las dos horas de duración. No es tontería. Con buen estilo, con vigor, con brío, nos cuenta lo mismo de siempre: sintomatología, llamada de socorro, investigación, saneamiento, exorcismo. Lo mismo de siempre, pero tratado con un estupendo gusto estético, una producción limpia, pulcra, con sentido del humor y toques de delicadeza, dulzura incluso, que empapan de amor y respeto por el miedito de siempre una película que, en el fondo, no aporta más que el saber hacer de su equipo responsable. No es poca cosa, ciertamente.

Expediente Warren

Más allá de los desvaríos habituales, tal vez inevitables, implícitos al cineasta y a los terrenos en los que se mueve -la originalidad brilla por su ausencia desde un guion sin complicaciones, no nos vamos a engañar, y el pavor es a) perfectamente anticipable constantemente, y b) vive demasiado de los tramposos zambombazos de la banda sonora y los efectismos habituales-, «Expediente Warren: El caso Enfield» se beneficia nuevamente del buen trabajo y la química que desprende su pareja central. El señor y la señora Warren, agentes de la Iglesia, batalladores de la demonología espectral en su más amplio sentido, tienen en Wilson y Farmiga, Farmiga y Wilson, una representaciones cárnicas capaces de expandirse hasta el infinito… y más allá. O hasta que las estanterías de este divertido sótano que guardan revientes de props cachondamente malrolleros. Hasta la próxima.

Calificación: 6/10

“Expediente Warren: El caso Enfield”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2016 Evergreen Media Group, New Line cinema y The Safran Company. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir