Síguenos

«Extraterrestre»: ¡Para mirar al cielo estamos!

Críticas

«Extraterrestre»: ¡Para mirar al cielo estamos!

Nacho Vigalondo entrecruza ciencia-ficción y comedia romántica con humor inteligente y al margen de lo comercial. «Extraterrestre» reinterpreta los géneros y ofrece una de las lecturas más lúcidas de toda una generación.

Desde luego, las invasiones ya no son lo que eran. Hace un par de años llegaba a nuestras pantallas «Skyline» (Colin Strause y Greg Strause, 2010), en la que unos jóvenes de Los Ángeles se despertaban tras una noche de juerga para encontrarse con la ciudad tomada por unos extraterrestres hostiles que les obligaban a plantar cara. Nacho Vigalondo, en su segundo y esperado largometraje —después de que su ópera prima, «Los cronocrímenes» (2007) se estrenara en unas condiciones lamentables—, parte de un supuesto parecido, el de la irrupción de presencia alienígena en medio de la vida diaria de cuatro personajes bien corrientes.

Claro que ahí termina toda similitud, porque si la película norteamericana venía a decir que todos podemos aspirar a protagonizar un videojuego, «Extraterrestre» (ver tráiler) focaliza su mirada en la constatación de que hemos llegado a un punto en el que ni lo más extraordinario o maravilloso podría sacarnos de las mezquindades de nuestras rutinas, y de que nuestro cortoplacismo difícilmente nos haría mirar hacia arriba; si los yanquis asumían con toda la naturalidad su condición de héroes, los protagonistas de la cinta española más bien juegan sus cartas para superar sus propias limitaciones, sin importarles sacar, precisamente, lo menos heroico de sí mismos.

Como ocurriera en «Los cronocrímenes», Vigalondo entrecruza dos géneros —el de ciencia-ficción, subdivisión invasiones extraterrestres, y la comedia romántica— para entregarnos una obra que es mucho más que la suma de sus partes. Porque, en realidad, hay algo bastante más cínico y en el fondo desalentador de lo que podría pensarse de la enésima variación de las estratagemas de un puñado de personajes masculinos para llevarse a la chica. Unos protagonistas que, en el fondo, no saben muy bien lo que quieren, salvo que no están dispuestos a que los demás tengan lo que ellos creen tener al alcance de su mano.

El director evita que la atención decaiga por utilizar tan pocos personajes, prácticamente un escenario único —un piso— y una referencia sobre todo indirecta a la presencia del gran platillo volante sobre la ciudad. Como ya apuntara en su corto «Domingo» (2007), ni siquiera una conmoción mundial nos apartaría de la exclusiva preocupación por nuestros condicionantes más cercanos. Al fin y al cabo, si el fin del mundo —como lo conocemos, que cantaría REM— supone que tengamos a una chica con la que, de otra manera, no habríamos soñado, pues bienvenido sea.

Lejos de la comedia bufa o de los giros facilones, Vigalondo juega con las expectativas de un humor inteligente que en los últimos tiempos ha ido ganando seguidores en los márgenes de lo comercial. Por eso, no es casual que la mitad de su exiguo reparto lo formen rostros habituales de la cantera de «Muchachada nui» (2007-2010), o que tenga una presencia destacada Miguel Noguera, quizá una de las opciones más radicales de esa vuelta de tuerca del humor que son sus «ultrashows». Por eso, muy probablemente «Extraterrestre» se quede en una tierra de nadie que descoloque a muchos de sus espectadores e impida convertirla en un éxito masivo. Pero habrá dado un paso más en un trayecto que la hace reinterpretar los géneros tradicionales, obligándonos a revisar unos mecanismos que dábamos por requeteconocidos, al tiempo que ofrece una de las lecturas más lúcidas de toda una generación, la de los treintañeros, en una época en la que parecen estar de vuelta de toda ilusión y a espaldas de cualquier posible conmoción. Así que quizá, por eso, a lo máximo que aspiremos sea a que nos invadan unos alienígenas tan dubitativos como nosotros mismos.

Calificación: 6/10


Imágenes de «Extraterrestre», película distribuida en España por Vértigo Films © 2011 Sayaka Producciones, Apache Enyertainment y Antena 3 Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir