Síguenos

«Fantástico Sr. Fox»: La llamada de la selva

Críticas

«Fantástico Sr. Fox»: La llamada de la selva

FichaCartelFotosSinopsisTráilerClipsPreviaCríticas

Nostálgica obra de animación stop motion que es tanto una dinámica comedia musical como una fábula excéntrica con deje existencialista. Una perspectiva crítica y una mirada de desencanto hacia el género humano ilustrado.

Cada uno es como es, y resulta inútil luchar contra la propia naturaleza y además hacerlo en solitario. Así debió de pensar el Sr. Fox después de fracasar en su intento por instalarse en un mundo superior. Su condición salvaje había sido domesticada por imperativo matrimonial, y ahora aspira a abandonar la madriguera para alojarse en un hogar… junto a los humanos. Su estatus de columnista de prestigio y sus maneras sofisticadas no pueden, sin embargo, ocultar los arrebatos de un instinto que sigue vivo y que le empuja a asaltar el gallinero del vecino. Es la llamada de la selva, que acabará por enfrentarle a la triple alianza de granjeros poniendo patas arriba toda la comunidad animal. «Fantástico Sr. Fox» recoge las aventuras relatadas por Roald Dahl en su relato homónimo, ahora filmadas por Wes Anderson en una cinta de animación con marionetas que tiene mucho de comedia musical, y que también esconde un deje existencialista para quienes busquen una mayor profundidad conceptual.

El director de «Viaje a Darjeeling» (2007) añora, como el Sr. Fox, tiempos pasados y por eso vuelve su mirada hacia las técnicas de animación tradicionales. Nada de tratamiento digital ni de espectaculares efectos visuales para alcanzar la fantasía pretendida. Lo suyo son marionetas de diversas escalas que permitan primeros planos o panorámicas sobre un mismo decorado, según convenga; construidas sobre un núcleo de acero o titanio las grandes, o de materiales más flexibles las pequeñas; fotografiadas miles de veces con la técnica stop motion y con una paciencia y minuciosidad increíbles. Dominio y precisión técnica para una estructura narrativa a base de viñetas que permiten inteligentes elipsis, que hablan de la influencia del cómic y que nos llevan a buen ritmo de una madriguera a un gallinero, y de este a la bodega de sidra o a la casa del granjero. Las canciones de los Beach Boys tienen mucho que ver en ese dinamismo que irrumpe en los momentos más insospechados, de manera un poco loca y desenfrenada, como los propios impulsos salvajes que atenazan al Sr. Fox.

Resulta interesante la evolución y transformación del Sr. Fox, en lucha permanente consigo mismo y reprimiéndose —no siempre, pues la comida es una tentación muy fuerte—, intentando comportarse con el dominio y elegancia de una firma distinguida, de alguien que siempre fue líder en el mundo zorruno. Cuando sale de sí mismo, cuando se percata de sus límites y de que necesita la ayuda del resto de animales, entonces aparca su mirada nostálgica hacia aquellos maravillosos años en que volvía a casa con una gallina entre los dientes, y decide ponerse manos —o zarpas— a la obra. Comienza su plan maestro para liberar a su sobrino y para ser feliz siendo él mismo, mientras el relato se acelera y adquiere un ritmo trepidante. El trasfondo en la caracterización de personajes alcanza a los secundarios, con una mujer autoritaria e impositiva, un hijo con serios problemas de autoestima y dificultades de relación con su padre, un sobrino perfecto y ejemplar, una zarigüeya de enorme simplicidad pero buen corazón… y la solidaridad de una comunidad animal que alcanza al mismo lobo, en una escena de tono poético y revolucionario.

Todo un mundo subterráneo trabajado de forma dulce y amable en la superficie, que no necesita ocultar unos escenarios simples y estáticos o la imperfección de movimientos no digitalizados para trasmitir sentimientos y personalidades bien dibujados. Pero por debajo de esos cuidadosos trajes y modales refinados se vislumbra la fuerza del destino escrita en el ADN y el salvajismo de la condición animal, de la que los hombres participan. Una perspectiva crítica y una mirada de desencanto hacia el género humano ilustrado, privado de libertad y dominio de sí mismo, capaz de todo por una pata de pollo o por una botella de sidra. Tragedia y muerte, desencanto y lucha por la supervivencia para héroes inadaptados, con escenas memorables como la de la rata alcohólica (habría que oír la voz original de Willem Dafoe, como la del resto) o la del perro, y con un enfrentamiento que recuerda al spaghetti western y a algunos momentos del Tarantino de «Kill Bill: Vol 2» (2004). Al final, una fábula un tanto excéntrica —no precisamente para niños— en la que zorros y hombres parecen estar al mismo lado del espejo, siempre con el instinto animal clamando por sus fueros y resurgiendo de sus cenizas.

 

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de «Fantástico Sr. Fox» – Copyright © 2009 20th Century Fox, Indian Paintbrush, Regency Enterprises y American Empirical Pictures. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir