Síguenos

«Fast and furious: Aún más rápido». Todo bajo control

Críticas

«Fast and furious: Aún más rápido». Todo bajo control

Una máquina perfectamente engrasada en la que las dosis de acción, violencia y sensualidad se calculan al detalle para alcanzar un palco gigantesco y garantizar un éxito en taquilla que permita perdurar la saga. No es mucho, y no es poco.

En el año 2001 desembarcó en las salas de todo el mundo “A todo gas”, protagonizada por un ascendente Vin Diesel (venía de darse a conocer con “Pitch Black” y empalmaría considerables éxitos uno tras otro a partir de este momento) y un Paul Walker que conseguiría en Brian O´Conner el rol más reconocible de su dubitativa carrera profesional. A base de acelerones y adrenalina superó ampliamente los cien millones de dólares de recaudación, puerta abierta para una secuela en la que Diesel no participó, centrado en otros proyectos; aún así, “2 fast 2 furious. A todo gas 2” amasó casi ciento treinta millones, demostrando que la saga tenía aún mucho que ofrecer. La tercera en liza, “A todo gas: Tokyo Race”, recaudó la mitad que su predecesora, marcando un impás en el box office de la franquicia a pesar de su giro temático, centrado el film en las complejas y estilizadas prácticas del drifting en tierras niponas. Pero la necesidad de Diesel de apuntarse un tanto de cara a la taquilla ha propiciado su retorno, y de qué manera, convertido en el éxito más notorio de esta serie que avanza, literalmente, sobre ruedas.

aun-mas-rapido-jose-1.jpg

Dominic Toretto (Diesel) y Letty Ortiz (Michelle Rodriguez) viven ocultos en Sudamérica, disfrutando del clima y el paisaje entre robo y robo. Brian O´Conner (Walker) continúa en Estados Unidos ejerciendo de peculiar agente de la ley, rota su relación con Mia (Jordana Brewster). Cuando la policía estrecha el cerco sobre los dos primeros, se produce un brusco y un tanto incomprensible lapso temporal en el que ocurre algo muy, muy malo, que hará que los hombres unan fuerzas para dar caza a un peligroso narcotraficante. Todo en “Fast and furious: Aún más rápido” está medido y calculado a la perfección. Las dosis justas de acción, de violencia, de sensualidad, de música de amplio espectro racial ─reggaeton latino, nu metal tan ruidoso como melódico, techno, incluso un tema de hip hop italiano─, destinadas a seducir a un palco universal que responde a las mil maravillas a lo que la película ofrece, que no es otra cosa que un espectáculo palomitero, acelerado y repleto de testosterona a mayor gloria de su forzudo protagonista, un avispado Vin Diesel que ejerce también aquí labores de producción.

aun-mas-rapido-jose-2.jpg

Un argumento improbable, diálogos rudos pero simpáticos, machotes musculados, chicas sexys y tipos eternamente malencarados pueblan un metraje que sublima de manera definitiva, descacharrante y sorprendentemente efectiva la figura de Toretto, iracundo vengador cuyo carisma es perfectamente equiparable a sus imponentes dimensiones. Absoluto dueño de todo cuanto sucede a su alrededor, devora sin ambages los tremendos prólogo y epílogo del film, bien orquestados y planificados por el realizador, un Justin Lin sabedor de que un trabajo favorablemente acogido en Hollywood es la puerta abierta a un futuro estable en la radiante California. Entre la apertura y el clímax, sin duda lo mejor de la cinta, nada nuevo bajo el sol, más allá de una cámara epiléptica a la hora de rodar las competiciones automovilísticas y un impoluto cuidado a la hora de presentar al cuarteto central, en perfecta pose de manera permanente. Así pues, no podemos sino aplaudir la mecánica solvencia de esta máquina cinematográfica perfectamente engrasada, tan sincera en sus intenciones como sus hermanas previas y en la que nada sobra, nada falta, y nada aporta. Sólo queda esperar a dónde nos llevarán de paseo la próxima vez.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Fast and furious: Aún más rápido” © 2009 Universal Pictures, Relativity Media, Original Film y One Race Films. Fotos por Jaimie Trueblood. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir