Síguenos

Críticas

«Flores negras»: La larga sombra de una lista fantasma

«Flores negras» es correcta en su factura, pero no aporta nada nuevo ni deja escenas para el recuerdo. David Carreras realiza un thriller al uso y con los habituales elementos del género. Entretiene y no aburre, que no es poco.

En noviembre de 1989, la caída del Muro de Berlín suponía el término la Guerra Fría y también la disolución de toda una red de espías que trataría de «recolocarse» en la nueva sociedad limpiando su turbio pasado. Sin embargo, suspicacias y miedos a sentirse implicados en nuevas investigaciones, unidos a un insaciable afán de poder, hacían que años después aún aflorasen esas maneras oscuras, violentas y vengativas de ajustar cuentas y dejar tarjeta de visita. Uno de estos «reconvertidos» es Michael Roddick, que había participado en una misión que acabó con la muerte de una mujer que poseía la relación de espías de la organización secreta Sicomoro. Expulsado del servicio secreto alemán, Roddick adoptó a la hija de la difunta, Elena, para intentar iniciar una nueva vida lejos de allí… aunque la sombra de esa lista fantasma parecía perseguirle hasta la cocina del restaurante de Barcelona en que trabajaba. Con estos mimbres de espías, traiciones y muertes sangrientas, David Carreras («Hipnos») construye «Flores negras», un thriller que se pasea por Berlín, Viena y la Ciudad Condal para justificar su coproducción.

El ambiente de intriga y desconfianza, de chantaje y mentira, de ambición y deslealtad entre viejos amigos está presente desde la primera escena —la mejor— y se proyecta como una larga sombra hasta un final en donde la verdad de unos y otros queda enterrada por unos seres corruptos. Una historia de redención que trata de abrirse paso en medio de una pesadilla que no parece acabar nunca, como si el fantasma del pasado hubiera visitado a quienes vivían con conciencia intranquila para dejar algunos cadáveres más. Nada ha cambiado en esas dos décadas, pero «sólo puede quedar uno»… y las mafias blancas se encargan de que siempre haya alguien dispuesto a delatar al compañero o a disparar a quemarropa. Y si siempre hay un matón de turno y un jefe sin escrúpulos, también hay un guionista que traza un giro y otro, dando vueltas y revueltas a la historia hasta confundir y generar escepticismo en el espectador, hasta conducirle a un final largamente escondido… pero no por ello imprevisible.

La historia avanza con un ritmo preciso pero sin alcanzar momentos de clímax, y abusa de los algunos giros narrativos artificiosos para crear un caldo de desconfianza entre los implicados (quizá porque no hay normas de comportamiento entre ellos) que acaban siendo repetitivos. Sobran algunos insertos y se insiste demasiado en dejar clara la conexión de la trama actual con esa última misión, asegurando su comprensión por el espectador. La fuerza dramática viene con la propia historia, pero algunas interpretaciones como la de Marta Etura no acompañan en el intento, mientras que otras se pierden en la oscuridad y frialdad de la puesta en escena. Sólo Tobias Moretti da a su personaje fuerza e intensidad, y su rostro recoge esa lucha entre el pasado y el presente, entre la determinación del espía duro y la ternura del padre. Una planificación y un montaje irregulares y convencionales para una cinta donde la fotografía —lo más destacado, junto al diseño de producción— carga con buena parte del peso específico en esa tarea de plasmar la ambigüedad moral de los personajes, de reflejar sus fondos borrosos anulando la profundidad de campo, o de quitarles humanidad en su particular empeño por borrar su pasado.

Correcta en su factura, sin embargo no aporta nada nuevo ni deja escenas para el recuerdo. David Carreras realiza un thriller al uso y con los habituales elementos del género, dosifica bien la información dejando entrever alguna luz en ese pasado oscuro del que regresa un inquietante fantasma, y sólo apunta una leve crítica a la falsedad e hipocresía de cierta clase política y filantrópica de nuestros días. Entretiene y no aburre, que no es poco, pero no llega a emocionar y su trama resulta simple después de tanta intriga y amenaza, de tanto estilo y ambientación.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de «Flores negras» – Copyright © 2009 Ovideo, Epo-Film Produktionsges y Opal Filmproduktion. Distribuida en España por Filmax. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir